Fundación Amancio Ortega

Una grúa de grandes dimensiones trabaja en la sede de la Fundación Amancio Ortega

Las labores dejaron una estampa llamativa para los viandantes que transcurrían

por el Obelisco