desalojo

La policía francesa desaloja los muelles del Sena, abarrotados pese a las restricciones

Las fuerzas del orden intervienen para poner fin a estas reuniones", indicó en Twitter la prefectura de Policía a primera hora de la tarde.La región parisina no ha sido confinada los fines de semana como las autoridades reclamaban, pero la zona se encuentra en alerta máxima con una tasa de incidencia muy superior a la media nacional de 250 casos positivos por cada 100.000 habitantes.Esa situación de extrema vigilancia llevó a la Prefectura a prohibir a partir de este viernes el consumo de alcohol en las principales zonas de reunión de la capital, entre ellas las orillas del Sena, así como a cerrar todas las superficies comerciales de más de 10.000 metros cuadrados.Sin embargo, las buenas temperaturas que se disfrutan este fin de semana en la capital han llevado a los parisinos a echarse a las calles, como viene siendo habitual desde que mejoraron las condiciones meteorológicas, hace dos semanas.En paralelo, el departamento de Paso de Calais, en el norte, y las ciudades de Dunkerque y Niza se encuentran confinadas los fines de semana por la preocupante aceleración del virus.El Gobierno francés ha acelerado la campaña de vacunación en los 23 departamentos más afectados para tratar de paliar los daños de la pandemia en las próximas semanas, cuando se mantiene el cierre de bares, restaurantes, gimnasios y espacios culturales y hay un toque de queda a nivel nacional a partir de las seis de la tarde.Este viernes, Francia registró 238 muertes por coronavirus en hospitales y 23.507 positivos en el país.