Agentes de la Policía Nacional realizan una redada en la Sagrada Familia y desalojan un piso con okupas

Los okupas del inmueble fueron obligados a abandonarlo en cumplimiento de una orden judicial y los efectivos policiales requisaron diferentes artículos, como televisores de diferentes tamaños, palos de golf y otros | javier alborés

Agentes de la Policía Nacional procedieron ayer al desalojo de un piso con okupas en el barrio de la Sagrada Familia, en cumplimiento de una orden judicial, donde se incautaron de diferente material tecnológico y objetos de valor. El operativo comenzó a primera hora de la mañana con un amplio número de agentes desplazados al número 17 de la calle de San Lucas, tras recibirse la orden del juzgado para proceder al desalojo de la vivienda.

Los vecinos de la zona habían denunciado la existencia de problemas relacionados con el edificio, apuntando, principalmente, a la venta de drogas. La orden judicial los obligó a salir del inmueble, aunque no hubo ningún detenido. Al respecto, las mismas fuentes confirmaron que se trasladó al acuartelamiento de Lonzas a uno de los que se encontraban en el piso para identificarlo, al carecer de documentación.

Entre los artículos requisados se encontraban varias televisiones de distintos tamaños, palos de golf, un monopatín y aparatos electrónicos.




Calle Barrera


La semana pasada la Policía Local acudió al número 30 de la calle Barrera para comprobar si el tercer piso, uno de los adquiridos de forma irregular durante el anterior mandato por parte del Gobierno local, había sido okupado.

Resultó que las informaciones al respecto no eran ciertas. Sin embargo, desde la Concejalía de Urbanismo decidieron tapiar el acceso a la vivienda para prevenir futuras incursiones.

El inmueble se encuentra en estado de abandono desde hace mucho tiempo y dos de los pisos de ese portal, el primero y el segundo, ya están ocupados ilegalmente, mientras que las puertas del tercero y el cuarto están destrozadas.



Pelea en la ronda de Nelle


Además, a principios de este mes los efectivos policiales tuvieron que intervenir en una pelea que estaba teniendo lugar frente al chalé del número 37 de la ronda de Nelle, una casa okupada recientemente. En el incidente, que no se saldó con ningún detenido, los agentes se incautaron de un arco y varias flechas que habrían sido usados por los habitantes de la casa para repeler el ataque. Según indicaron fuentes policiales, varios individuos acudieron al inmueble provistos de piedras, o más bien, pedazos de hormigón, que arrojaron contra la fachada, y sus ocupantes respondieron amenazándoles con el arco y las flechas de fabricación casera, así como arrojando objetos desde las ventanas: pintura que se esparció por la acera y un álbum de fotos.


El suceso fue el primero del año que tuvo que ver con el fenómeno de la okupación y ayer tuvo lugar un nuevo desalojo tras recibirse numerosas quejas vecinales. Y es que los habitantes de barrios como Os Mallos, A Falperra o la Sagrada Familia han presenciado en los últimos meses episodios de riesgo como los navajazos entre okupas en Diego Delicado, un incendio en la calle Asturias o, ya más atrás, los robos y amenazas de personas afincadas en viviendas de Doctor Fleming. 

Agentes de la Policía Nacional realizan una redada en la Sagrada Familia y desalojan un piso con okupas

Te puede interesar