El Ayuntamiento apuesta por la intermodal como el revulsivo que necesita Os Mallos

Al tramo de Ramón Cabanillas que ya ha sido peatonalizado se le sumará el resto de la calle en 2022 | patricia g. fraga
|

El barrio de Os Mallos lleva años languideciendo. Numerosos edificios vacíos, negocios cerrados, una población avejentada y otra serie de problemas coyunturales (como las ocupaciones irregulares de edificios y la inseguridad) han generado frecuentes quejas vecinales. Sin embargo, este barrio aguarda un futuro positivo a medio plazo, gracias a la construcción de la estación intermodal, que se espera que sea un revulsivo para Os Mallos.

La infraestructura, que sustituirá a la vieja estación de San Cristóbal, tendrá una incidencia urbana alta, sobre todo en la parte alta de A Sardiñeira como la de abajo. Fuentes municipales recalcan este hecho, como consecuencia del avance de las negociaciones entre el Gobierno de Inés Rey, la Xunta y Adif, que ha permitido adelantar en este mandato una obra que llevaba paralizada desde hacía años.

En la Asociación Provincial de Promoto­res Inmobiliarios de A Coruña Juan José Yáñez, secretario general, coincide en señalar que uno de los primeros efectos que tendrá la intermodal es revalorizar las propiedades de los vecinos de Os Mallos: “Es muy difícil saber cuánto, porque el mercado cambia, y todavía faltan años para que la estación esté finalizada”. Pero Yáñez matiza que los mayores beneficiados se encontrarán en las calles más próximas a la Intermodal, mientras que otras partes del barrio, como la más cercana a la ronda de Nelle, apenas notarán sus efectos.

La revalorización de la zona permitirá aumentar la actividad inmobiliaria, derribando los viejos edificios que actualmente acogen a okupas para levantar otros nuevos. Conviene recordar que muchas de estas propiedades pertenecen, como las que se encuentran en la calle Noia, a inmobiliarias, aunque otras son propiedad de particulares, como el 16 de Mariana Pineda (muy próxima a la estación).

La cuestión es cuándo se hará realidad el proyecto. Actualmente, el Ayuntamiento está ultimando los convenios específicos con Adif y Xunta para que, una vez estas dos administraciones se pongan de acuerdo en coordinar la remodelación ferroviaria con la de autobuses, se puedan iniciar el año que viene las licitaciones, tanto del proyecto de elementos comunes como el de la terminal de buses como anunció la Consellería de Infraestruturas. Como muy pronto, las obras comenzarían a finales de 2022.


Más actuaciones


Eso no quiere decir, matizan desde el Ayuntamiento, que se fíe todo a la Intermodal y recuerdan que muy pronto finalizarán las obras de la plaza de Padre Rubinos que permitirán a los vecinos de Os Mallos contar con una nueva zona verde, de mucho mayor calidad que la anterior. Aunque esta actuación no estuvo exenta de polémica, porque los vecinos protestaron por la tala de los árboles, Medio Ambiente aseguraba que esos ejemplares estaban enfermos y ofrecían peligro y en el Ayuntamiento confían en que le resultado acallará las voces críticas.

Después del arreglo de la pavimentación de la avenida de Os Mallos, falta por continuar la peatonalización de Ramón Cabanillas (por la que algunos vecinos también protestan, porque eliminará plazas de aparcamiento) que atraviesa el barrio de arriba a abajo. El presupuesto estimado es de casi un millón de euros que esperan obtener en parte de los fondos europeos. 

El Ayuntamiento apuesta por la intermodal como el revulsivo que necesita Os Mallos