Comer en O Grove: O Almacén do Avó

La raya con torreznos es una de las especialidades de la casa | CEDIDA
|

Abrir un local de restauración en tiempos de pandemia es un reto que solo los que llevan la gastronomía en las venas son capaces de afrontar. Así fue como Damián y su padre, Jaime, con una larga trayectoria a sus espaldas, abrieron el 4 de junio O Almacén do Avó, un local que en algo más de un año se ha convertido en todo un referente culinario en Galicia. El espacio es peculiar ya que el restaurante está asentado en un antiguo secadero de pulpo, por cierto, el producto estrella de este restaurante de O Grove en el que se respira mar. Cocina tradicional con toques modernos, pero respetando el origen, es el lait motiv de los chefs que no dejan de crear platos desde el asador y la cocina, dos de los espacios importantes del local. El cuidado en los emplatados junto a la calidad de la oferta gastronómica colocan a O Almacén do Avó en un must del verano gallego. 

 

Los platos que más salen de la cocina de Jaime y Damián son los pescados y las carnes a la brasa. Desde la lubina salvaje al pez espada, hasta el lenguado a la brasa o la ensalada templada de bacalao, un plato que no se conoce mucho pero que quien lo prueba siempre repite. La raya con torreznos es otra de sus especialidades al tratarse de un plato típico de la zona que han recuperado y que, hasta el momento, solo hacen ellos.


Local con historia

O Almacén do Avó es un local muy acogedor con historia, que no pasa desapercibido, con una terraza generosa que ayuda mucho en tiempos como los actuales en los que se busca comodidad y seguridad cuando se sale a comer o a cenar fuera. El espacio es el maridaje perfecto entre antigüedad y modernidad y, por eso, ya despunta entre los locales de O Grove, basta con buscar referencias en Internet para encontrar solo buenas críticas. El cariño que Jaime y Damián ponen en su negocio traspasa a los sabores de su acertada carta en la que se fusiona la materia prima local, como los pescados y mariscos, con las carnes que preparan en el asador. Algo tan sencillo como un churrasco en este restaurante de O Grove se convierte en espectáculo para los sentidos, por no hablar de la carrillera glaseada, otra propuesta que el comensal no se debe perder. El precio medio ronda siempre entre los 25 y los 30 euros por persona. O Almacén do Avó  es una estupenda oportunidad para disfrutar de la gastronomía en un lugar emblemático como es este secadero de pulpo de las Rías Baixas.

Comer en O Grove: O Almacén do Avó