Antón Saez: “La hostelería seguirá siendo uno de los principales ocios de la gente”

Antón Sáez es el presidente de la Asociación de Hosteleros de La Marina | CEDIDA
|

La hostelería coruñesa adolece la crisis, pero mira al futuro con optimismo. Así lo cuenta Antón Sáez el presidente de La Marina que ha analizado con GASTROIDEAL la situación que atraviesan los locales de la ciudad y cuáles son sus expectativas para una temporada de verano de la que solo esperan cuatro cosas: aumentar los horarios, ampliar los aforos y que las vacunas y el sentido común de hosteleros y usuarios sean la clave para la rápida recuperación del sector. Hace dos meses que Antón vendió su local de Abica para apostar por otros proyectos en Madrid y Mallorca. En la ciudad lucha por otros dos negocios, Le Tavernier y La Parda y como representante del colectivo de establecimientos de La Marina mira al futuro con esperanza y determinación.


- ¿Cómo ha sido este último año?

- Ha sido el más difícil que pueda recordar cualquier hostelero de A Coruña, no solo en La Marina si no en cualquier punto de la ciudad la situación ha sido crítica. A esto se une que esperábamos un año espectacular pre Xacobeo, además de la Tall Ship Race que es una regata espectacular. Hemos perdido clientela habitual por los cierres, pero a mayores nosotros que vivimos en gran parte del turismo hemos vivido una temporada de verano que nos nos ha beneficiado nada. Ha sido un año muy complicado.


- Por quedarnos con algo… ¿crees que el sector ha aprendido algo?

- La verdad es que pocos puntos positivos se pueden sacar. Sí que es cierto que mucha gente ha visto la necesidad de que el sector se profesionalice más. Al final, esta crisis ha hecho que esos locales que estaban en una situación precaria hayan acelerado ese cierre. Llevamos muchos años diciendo que el sector estaba sobredimensionado y esto lo ha estabilizado un poco más, pero nadie quiere una situación así. Otro tema positivo es que los locales comerciales llevaban muchos años de escalada de subida de precios, en muchos casos se trataba de subidas que no eran sostenibles. Creo que esta situación va a estabilizar un poco el mercado para que los precios sean más justos.


- ¿Cómo respiran a día de hoy los hosteleros de La Marina?

-Los ánimos están bajos, aunque sí que es cierto que este mes la gente está más optimista con ganas de que no nos cierren con esa cuarta ola de la que ya se empieza a hablar. Si nos permiten trabajar un poco más y nos amplían un poco los horarios para recuperar las cenas -aunque no nos amplíen muchísimo el aforo-, por lo menos se puede llegar a cierta tranquilidad. Si por lo menos se empata en cuanto a resultado económico las pérdidas se reducen mucho porque empezando a generar ingresos por lo menos se puede empezar a pagar gastos. Hace meses la gente estaba soportando unas pérdidas tremendas, así que estamos a la expectativa de que se vaya avanzando.


- ¿Cómo ves al sector en seis meses?

- Si me preguntas esto hace mes y medio te diría que esperábamos que en seis meses pudiésemos estar cerca de una cierta normalidad, pero al ritmo que vamos la gente está perdiendo la esperanza a seis meses vista. Aún así creo que el sector va a tener una rápida recuperación porque después de estas crisis la gente seguirá queriendo disfrutar, pasar más tiempo con los amigos y la familia. La hostelería seguirá siendo uno de los principales ocios de la gente cuando todo esto pase.


- ¿Qué necesidades existen ahora mismo para llegar a la temporada de verano?

-Teníamos la expectativa de si llegamos o no y tal y como transcurre todo parece que no va a haber ni peregrinos, ni fiestas en la ciudad, ni conciertos, pero la verdad es que con que nos den más horario, aforo y la gente tenga sentido común esperamos llegar  al verano con una hostelería controlada y responsable. Ojalá haya un acelerón en las vacunas y podamos abrir como antes hasta las 3:00 de la mañana con gente en las barras, ya que eso también nos ayudará a recuperar las pérdidas.


- ¿Cuales son ahora mismo las reivindicaciones?

- Me duele mucho que las autoridades llevan mucho vendiendo que se está ayudando a la hostelería y si haces las cuentas la gente ha estado cobrando entre unos 80 y 200 euros por cada mes cerrado de los que llevamos hasta ahora. Con eso, locales como los que hay en La Marina con rentas de 3.000, 4.000 euros o incluso 7.000 euros al no llega a nada. No se ha ayudado al sector e incluso se le ha demonizado mucho. Las autoridades públicas deben disculparse, porque no existe ningún informe técnico que demuestre que la hostelería es el principal foco de contagio de la Covid, todo lo contrario, está demostrado que la mayor parte de la transmisión se da en ámbitos familiares. Necesitamos que se retire el estigma que hay sobre la hostelería.


- Personalmente, ¿qué proyectos de futuro tienes en marcha?

- Hace unos meses vendí Abica, fue una decisión difícil porque fue mi primer local. Este año cumpliría 12 años y fue un proyecto en el que volqué no solo mucha inversión sino también mucho trabajo personal. Tenemos un proyecto en marcha en Madrid, en Gran Vía 34 un local de dos plantas con un restaurante que recupera la cocina heredada de nuestras madres con un toque de innovación, se llamará Ollo evocando a esas abuelas que cuando les preguntabas una receta te decían aquello de “neniño, a ollo”.  La otra parte del local es una azotea que se llamará Le Tavernier con el mismo concepto que el de Coruña.

Antón Saez: “La hostelería seguirá siendo uno de los principales ocios de la gente”