La venta de productos de alimentación de Carnaval sube en las tiendas coruñesas

Un hombre sale del establecimiento de alimentación de la calle de Pontejos con una bolsa | JAVIER ALBORÉS
|

La falta de celebración de una de las fiestas más aclamadas en la ciudad, el Carnaval, no impide que los coruñeses acudan a los comercios a comprar productos típicos de esta festividad, como el lacón y los grelos, o los postres como filloas u orejas. No solo se mantiene este hábito, sino que, además, en esta ocasión se ha incrementado. Así lo asegura el presidente de la Federación Unión Comercial Coruñesa (FUCC), José Luis Boado.


“El consumo en el sector de la alimentación se está notando mucho, además de una forma más sibarita, ya que parece que este año se busca un producto mucho más selecto”, dice. Sin embargo, en el resto de los establecimientos comerciales a los que es habitual acudir en estas fiestas, como es el textil para la confección de disfraces, o el de maquillaje y adornos, el “bajón” es notable. “Las comparsas y los ciudadanos se gastaban mucho dinero en todo esto, por lo que se está notando muchísimo el descenso al no haber fiestas”, añade.


Desde Casa Cuenca, el negocio ubicado en la calle de Marqués de Pontejos y que regenta Javier Mosquera, presidente de la asociación Zona Comercial Obelisco, coinciden al afirmar que la venta de alimentación para este Entroido “casero” es notable.


“Para comprar productos típicos de estas fechas ya empieza a estar muy animada la cosa. Será un Carnaval con mini cocidos y cocidos de tupper”, afirma Mosquera. Así, relata que el comentario general de los clientes que acuden al establecimiento es el de “madres, padres y abuelas que hará la comida y los hijos irán a por el tupper, ya que no se pueden hacer reuniones”.


Falta de hostelería

Será la primera vez que muchos se lancen a elaborar estos platos, explica, y es que “la gente, al no tener hostelería, va a trabajar en casa y hará por primera vez los postres y los platos principales”.


El presidente de la Zona Comercial Obelisco, concluye, por lo tanto, que “si bien la alimentación se va salvando pese a las dificultades, se echa mucho de menos la hostelería”.


Por otra parte, la alcaldesa, Inés Rey, anunció ayer que el Ayuntamiento colocará este lunes en la rotonda del cruce de la calle San Juan con la calle de la Torre una escultura del artista coruñés Miguel Couto para rendirle homenaje al Carnaval. La pieza es una sardina, de tres metros y de bronce, que simboliza el espíritu de la ciudad.


La energía positiva de estas fiestas no decae en Termaria Casa del Agua, que celebrará este año el Carnaval a través de su plataforma Termaria TV, que cada vez suma más usuarios y se ha abierto a toda la ciudadanía durante este período de restricciones en el que los gimnasios permanecen cerrados. El lunes ofrecerá sesiones especiales.


En Aspace, ayer se celebró con las personas con parálisis cerebral de la asociación y los profesionales, una fiesta diferente, sin desfile, pero llena de diversión.

La venta de productos de alimentación de Carnaval sube en las tiendas coruñesas