Julia Navarro

Un asco

Los cubos de la basura se amontonan en las esquinas desprendiendo olores nada agradables y rebosantes de desperdicios.Que los cubos, que cada noche deben vaciar los servicios de limpieza, formen parte del mobiliario urbano es realmente deplorable.Como lo es que la Comunidad de Madrid o el Ayuntamiento o a quién corresponda estén convirtiendo el centro de la ciudad en una chamarilería, donde los pequeños comercios tienen que cerrar sus puertas por falta de ayudas para transformarse en tiendas de souvenirs baratos made in China.Así, poco a poco, la ciudad va perdiendo su identidad, el cierre de los pequeños comercios la hacen más inhóspita, y el trajín que provocan los pisos turísticos son la puntilla a un modelo de sociedad en la que la ciudad, se convierte poco menos que en un parque temático que poco a poco se va quedando sin vida.Eso sí, cada vez los alcaldes parecen creer que la ciudad solo la habitan gente joven y sana ignorando a los mayores, haciendo imposible circular por el centro.

Una buena decisión

Sanitarios que sobrevivían con contratos temporales a pesar del déficit evidente de personal en nuestra sanidad.Lo cierto es que la sanidad pública es una de las bases del Estado del bienestar y que en España el personal sanitario es extraordinariamente preparado y competente y por eso se los rifan más allá de nuestras fronteras.Nuestras facultades de Medicina y Enfermería forman excelentes profesionales que, una vez terminada la carrera, no encuentran trabajo en España y tienen que emigrar a pesar de que, como digo, es evidente que se necesita más personal sanitario.Después de la pandemia del Covid, bueno, mejor dicho, después de la primera oleada de la pandemia, se hizo más que evidente la necesidad de reforzar plantillas en los hospitales públicos y en los centros de salud.Y, no solo porque las plantillas estuvieran agotadas por el esfuerzo hecho, sino porque desde hacía tiempo se venía reclamando más profesionales sanitarios para hacer frente a las necesidades de la sociedad.Si en atención primaria no dan abasto y si para hacerte una prueba puedes tardar meses, es evidente que algo estaba fallando en nuestro sistema de salud.Pero además estamos perdiendo talento, estamos dejando que nuestros jóvenes profesionales de la Medicina, sobradamente preparados se marchen hartos o de no encontrar trabajo o de ganar sueldos ridículos.Ignoro cuanto costara hacer fijos a sesenta y siete mil profesionales, pero tanto da, es de justicia además de una necesidad objetiva.Este Gobierno ha demostrado con creces que está alejado de los verdaderos problemas de los ciudadanos y de ahí que haya ido perdiendo pie elección tras elección.

La cumbre

En toda Europa, amén de en Estados Unidos y otros países de la órbita occidental se están llevando a cabo grandes inversiones en armamento.Por eso insisto en que, me gustaría escuchar, además de la apuesta por armarnos hasta los dientes, que Occidente tiene también, además de con armas, capacidad para buscar la manera de acabar con el sufrimiento que Putin está infligiendo a Ucrania y devolver la tranquilidad y la paz a los ucranianos. Desde luego no caben ingenuidades, Putin es un autócrata como tantos otros que gobiernan otros países y por tanto hay que estar preparados para lo que puedan hacer.

Objetivo: Feijóo

Y es que es evidente, lo es para casi todo el mundo pero no parece serlo para el Presidente y los suyos, que en nuestro país se respira un fin de ciclo, el ciclo del Gobierno PSOE-Podemos. Pedro Sánchez confesaba durante la campaña de las anteriores elecciones que él no podría dormir tranquilo con Podemos a su lado.

La sala vacía

De manera que él y su equipo dirigente, gobierno y partido, han decidido que en Andalucía no ha pasado nada que les afecte, que unas elecciones autonómicas no son extrapolables salvo cuando la extrapolación les beneficia a ellos.Ese aparente desdén que, desde el PSOE oficial, muestran por el rotundo éxito del PP en Andalucía, tiene tanto de impostura como de patético.Y no, no hace falta ser un lince para concluir del resultado en las urnas andaluzas, que allí se ha producido un doble voto, a favor de Juan Manuel Moreno Bonilla y en contra de Pedro Sánchez, así de simple.Dicho todo esto, que nadie se lleve a engaños: Pedro Sánchez no va a adelantar las elecciones generales, y puede que ni siquiera tenga la tentación de hacer una remodelación de Gobierno por más que tiene un equipo bastante inconsistente.Si no adelanta las elecciones es sencillamente porque sabe que en estos momentos las perdería y ni él ni los suyos van a dejar el poder antes de tiempo.

Un Gobierno de lo más original

La señora vicepresidenta quiere quedar siempre bien con unos y con otros y va a terminar quedando mal con todos.La cuestión de fondo no es solo que Podemos esté en contra de la OTAN, sino que, además, su postura respecto a la invasión de Ucrania por parte de Rusia, no se corresponde con la que oficialmente ha adoptado el Presidente Sánchez y por tanto el Gobierno del que la señora Díaz y el resto forman parte.

Un Gobierno de lo más original

¿Por qué?En cualquier caso esta diferencia entre socialistas y podemitas no es menor, y por mucho que el Presidente Sánchez haya decidido cabalgar la contradicción que supone tener la mitad del Consejo de Ministros yendo en dirección contraria, para los ciudadanos de a pie resulta incomprensible el espectáculo.Lo que parece es que salvo en algunas cuestiones, pocas, es Podemos quién lleva la batuta y las riendas del Gobierno, quién ha impuesto su agenda política sacando adelante leyes controvertidas unas y acertadas otras, pero que todas llevan su sello, mientras que la parte socialista del Gobierno luce por su ausencia.En realidad Pedro Sánchez es un rehén, un rehén de Podemos y de los partidos independentistas, un rehén que asume su condición con gusto y desparpajo puesto que eso le permite seguir en la Moncloa.

El regreso

Es más, don Juan Carlos no tiene ninguna cuenta pendiente con la ley, y por tanto nada le debería de impedir regresar a su país, que es el nuestro, y vivir con discreción como un rey jubilado.

No me extraña

No me extraña, la verdad es que no me extraña que las últimas encuestas que se están publicando apuntan que Alberto Nuñez Feijoo puede ganar las próximas elecciones.Si Pedro Sánchez saliera a la calle sabría del cansancio de la gente y acaso se daría cuenta de la distancia entre lo que él hace y las verdaderas preocupaciones de los ciudadanos.Y es que Sánchez gobierna, sí, pero más para mantenerse en el poder que para dar respuesta a los problemas reales de la gente común.Espero que al PSOE no le suceda lo mismo que al Partido Socialista Francés, que ha seguido el camino de los socialistas italianos y griegos.

La incertidumbre

Es la pregunta que se hacen no solo los sufridos ciudadanos de Ucrania sino también el resto de los ciudadanos europeos, incluidos, creo yo, los rusos.Y claro, nadie tiene la respuesta, por más que se señale el 9 de mayo como una fecha fetiche en el imaginario de Vladimir Putin para poder presentarse ante su país como el gran vencedor de la contienda.No soy una experta en cuestiones militares por tanto sería una estupidez por mi parte especular sobre la duración y el resultado del conflicto bélico sobre todo porque si algo abunda estos días es la desinformación.

Derecho a saber

En mi opinión, los ciudadanos tenemos derecho a saber cómo gestionaron los responsables políticos la compra del material imprescindible para hacer frente al Covid durante aquellos primeros días, luego convertidos en meses, en que no teníamos ni mascarillas, ni test de diagnóstico, ni los sanitarios siquiera material con el que protegerse de los contagios.Es evidente que las administraciones públicas se vieron desbordadas por la situación y que China, que es de donde se escapó el maldito Covid, mire usted por donde fabricaba mascarillas y todo el material necesario.

Ayer todos, hoy nadie

Hago está pregunta porque hasta hace un mes Pablo Casado solo recibía halagos y el “peloteo” de quienes buscaban cobijarse bajo la sombra de su poder por exiguo que esté fuera como líder de la oposición.Hoy Casado es solo pasado e incluso, hace unos días, su presencia en el congreso de su partido resultó un recordatorio molesto para quienes ansiaban pasar la página de su mandato.Quizá lo que le ha pasado, lo que le está pasando a Pablo Casado, debería provocar una reflexión a los políticos que se pavonean orgullosos de su poder sin pensar en que lo pueden perder de la noche a la mañana y que quienes hoy les jalean mañana les darán la espalda.Seguramente Pablo Casado se sigue preguntando qué le ha pasado, cómo ha llegado a ser despedido de la noche a la mañana, en qué se ha equivocado.Pero solo el paso del tiempo le permitirá alejarse de los acontecimientos vividos para poder analizar lo sucedido y sobre todo los errores que cometió al frente del PP.En mi opinión llegó demasiado pronto a presidir el gran partido del centro derecha, sin un proyecto y sin un equipo solvente.Sin duda tenía buenísimas intenciones y mucha ilusión por lo que suponía para él y para su generación hacerse cargo del PP. Pero fracasó, fracasaron.Bien es verdad que en su partido tenía enemigos, pero eso pasa en todos los partidos, al jefe siempre hay quienes le quieren desbancar.

Rusos y rusos

De manera que deberíamos no caer en la tentación de provocar una especie de “rusofobía” en que todos los rusos son culpables de las decisiones de su Presidente.Sin duda hay una buena parte de la población rusa que está de acuerdo con las actuaciones de Vladimir Putin y le respaldan, negar eso sería una ingenuidad, como puede serlo dar por hecho que el “zutiar ecomicante” a Rusia provoque reacción contra el Kremlin que habrá un golpe de Palacio.Creo que el resultado de la guerra de Ucrania tendría que ser realmente catastrófico para que algo así pueda suceder por más que las sanciones que se han impuesto a Rusia sean realmente draconianas y tengan un efecto en la macroeconomía de Rusia y en el día a día de sus ciudadanos que al fin y al cabo son los que sufren las consecuencias.Pero si a algo están acostumbrados los rusos es a resistir, llevan siglos resistiendo y pasando calamidades y el discurso de Vladimir Putin acusando a Occidente de querer humillar a Rusia sin duda habrá calado en mucha gente.

Una chapuza imperdonable

Lo cierto es que nuestro país ha dejado tirados de la noche a la mañana a los saharauis por una entelequia: creer que Marruecos va a dejar de apretar los tornillos con Ceuta y Melilla y la inmigración.En mi opinión, entregar el Sahara a Marruecos tal y como lo ha hecho Sánchez es cuanto menos una chapuza que terminará demostrandose un grave de error.

Los ‘No’ de Sánchez

Actitud que han asumido como propia la mayoría de los ministros del gobierno que no cesan en su queja de que el PP no les deja gobernar y que no se avienen a todos los acuerdos que favorecen al Gobierno, claro, e incluso el propio Presidente ha acusado a Casado y a los suyos de ser “negacionistas”.Me temo que al Presidente le chiflan las “frases” o quizá más que a él a los asesores que se las preparan.Vaya por delante que, en mi opinión, el PP no está sabiendo hacer una buena labor de oposición quizá porque a sus líderes actuales que habitan en Génova 13 les falta la consistencia política necesaria para ese empeño.Pero, más allá de los déficits del PP, lo cierto es que el Gobierno quiere una oposición muda, una oposición que no ejerza ningún control, que firme lo que le pongan por delante, y que diga amén a cuanto se le ocurra a don Pedro y a sus ministros.

La España vaciada

Ya lo hizo el grupo de “Teruel existe”, que logró escaño en el Congreso, y supongo que eso es lo que pretenden los que se vienen aglutinando en esa plataforma de la España Vaciada.Ahora bien, me pregunto si la solución es seguir fragmentando la política y que España termine siendo una especie de reinos de taifas grandes y pequeños en que cada cual vaya al Congreso a plantear eso tan español de “qué hay de lo mío”.En mi opinión, han fracasado tanto los representantes políticos del PSOE como los del Partido Popular de estas comunidades de la España vaciada.

El factor humano

Porque hay políticos que no son capaces de “empatizar”, de transmitir una sola emoción, de mostrar que son solidarios y se sienten cercanos al dolor ajeno.Lo vimos durante la pandemia cuando en las ruedas de prensa que a diario organizaba el Gobierno confundieron la sobriedad con la distancia respecto al sufrimiento de los ciudadanos.Solo una ministra, Margarita Robles, mezcló su dolor con el dolor de tantas familias cuando lloró delante de los féretros de las víctimas del Covid, en el Palacio de Hielo de Madrid.En esta Pascua Militar, en un momento en que los ciudadanos volvemos a sentir el azote de la incertidumbre ante la deriva del Covid, en que la sociedad entera está exhausta al tiempo que temerosa ante este enemigo invisible, la ministra de Defensa ha vuelto a dirigirse a las personas, no solo a quienes forman parte de las Fuerzas Armadas, sino a la sociedad entera.

Mi lista

Y es que el pacto constitucional nos ha permitido vivir los últimos cuarenta años en democracia y libertad, y el nuestro es un país moderno donde aún resiste el Estado del bienestar.Pido más, pido que se invierta en investigación, que las Universidades sean centros donde se aprende y se investiga.

El asesino silencioso

Recuerden que aún persiste eso de “reservado el derecho de admisión”, por tanto debería de estar reservado el derecho de admisión en sitios cerrados de aquellos ciudadanos que no se han vacunado.Tampoco estaría de más que haya unas pautas generales para todas las comunidades por más que cada una tenga sus especificidades.

Hija Predilecta

Es evidente que Almudena Grandes era una mujer con un compromiso político nítidamente de izquierdas pero además es una de las grandes escritoras contemporáneas y es igualmente evidente que Madrid ostenta el privilegio de haber sido su ciudad y de haber estado presente en las páginas de muchas de sus novelas.La grandeza de las personas también se mide por cómo son capaces de comportarse con sus adversarios y confieso que me da tanta rabia como entristece que el alcalde de mi ciudad no acudiera a la capilla ardiente de Almudena Grandes y que se venga mostrando absurdamente cicatero negándole el título de Hija Predilecta de Madrid.Vaya por delante que yo no puedo presumir de haber sido amiga de Almudena pero si me encuentro entre sus lectores.La conocía, claro, pero en realidad nuestros encuentros siempre fueron fugaces, una tarde compartiendo caseta en la Feria del Libro de Madrid, o un saludo rápido en cualquier feria en la que pudiéramos coincidir.

1 2 3 4 5