Irene Montero

La ley contra la trata, el camino del Gobierno hacia la abolición de la prostitución
Montero deberá convencer a parte del movimiento feminista en contra, incluyendo a En Comú, los socios de Podemos en el Parlamento
Sánchez también abraza el violeta

El problema es que el feminismo y trabajar por la igualdad no es eso.

Un grupo de históricas feministas tacha de “reaccionario” el proyecto de ley Trans de Irene Montero

Este grupo ya envió una misiva a Pedro Sánchez en noviembre, pero dicen que “es peor de lo que temíamos”

Montero acusa al CGPJ de "desoír" el "grito de millones de mujeres"

La ministra de Igualdad, Irene Montero, ha acusado este viernes al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) de "desoír" el Convenio de Estambul y el "grito de millones de mujeres" al cuestionar los ejes de la ley integral de libertad sexual, conocida como la ley del "solo sí es sí".Así lo ha sostenido en Barcelona, donde ha participado en un acto de la campaña de En Comú Podem para las elecciones catalanas del 14F acompañada de la alcaldesa Ada Colau y de la cabeza de cartel en los comicios autonómicos, Jéssica Albiach."Me deja preocupada que los jueces en este país puedan desoír no sólo al Convenio de Estambul, sino el grito de millones de mujeres que han dicho 'hermana, yo sí te creo' y 'no es abuso, es violación'", ha señalado Montero tras conocer el informe preceptivo del CGPJ solicitado por el Ejecutivo, que aún debe ser debatido por el órgano de gobierno de los magistrados.Montero ha pedido "prudencia", pero ha remarcado que la mujer "no tiene que demostrar que ha habido violencia o intimidación": "Si no ha dicho que sí, si no ha querido participar en ese acto, hay una vulneración de su libertad sexual".La ministra se ha expresado en estos términos después de que la propuesta de informe del CGPJ, redactada por tres vocales, cuestione varios pilares del proyecto de ley, como la definición del consentimiento de la víctima o el hecho de considerar agresión sexual lo que actualmente se califica de abuso.Según Montero, es crucial que la legislación española "recoja ese grito de las mujeres", un grito, ha dicho, "de supervivencia" y de los "más urgentes" que debe adoptar el Código Penal, que actualmente exige demostrar que ha habido violencia o intimidación para que una violación se califique como agresión sexual."Es clave pasar a un paradigma donde el consentimiento esté en el centro.