La Autoridad Portuaria encarga un estudio de su patrimonio cultural

María del Carmen Martínez Insua, Román Rodríguez y Martín Fernández Prado
|

La Autoridad Portuaria de A Coruña dio comienzo ayer a un nuevo proyecto para la catalogación de todo el recinto portuario, mediante un estudio arqueológico, arquitectónico y cultural.

El objetivo que persigue el Puerto con esta iniciativa es catalogar los edificios, espacios y dotaciones de los terrenos portuarios, para garantizar la protección patrimonial de estos elementos de cara a la transformación de los muelles y al futuro desarrollo urbanístico.


Los análisis se iniciarán en las zonas de Batería y Calvo Sotelo, ya que serán los primeros afectados 


El lo realizará una empresa especializada y nace fruto de la colaboración de la Autoridad Portuaria y de la Consellería de Cultura, Educación e Universidade. Precisamente, ayer se reunían el presidente del Puerto, Martín Fernández Prado, el conselleiro, Román Rodríguez, y la directora xeral de Patrimonio Cultural, María del Carmen Martínez Insua, para definir las líneas maestras a perseguir con este estudio.


Necesidad


Tras la reunión, Fernández Prado señalaba que “resulta fundamental tener en cuenta el valor patrimonial de los bienes que alberga el recinto, tanto a nivel cultura como histórico o industrial”, a la hora de abordar un proyecto del calibre que se prevén en los muelles.

El presidente de la Autoridad Portuaria señalaba, además, que solo mediante este procedimiento de catalogación “será posible tomar las decisiones oportunas de cara a su protección futura y su correcta preservación, que tendrán que estar presentes en cualquier plan de transformación que se aborde”. 


En el entorno del Puerto hay edificios con protección diversa, como la Delegación
del Gobierno 



De este modo, el estudio contará con un análisis de la situación arqueológica del recinto portuario, proponiendo las catas subterráneas que puedan afectar al proceso de transformación marítimo.

El objetivo es evitar problemas que acabaron enquistándose como el del baluarte del Parrote, que motivó una paralización de las actuaciones en la zona durante años.

Los muelles de Batería y Calvo Sotelo serán los primeros en ser analizados, ya que serán los primeros afectados por la transformación portuaria. Son varios los espacios afectados por diversa normativa urbanística, con parámetros variables de protección, como es el caso de la Delegación del Gobierno o de la Comandancia de Marina.

La Autoridad Portuaria encarga un estudio de su patrimonio cultural