La Autoridad Portuaria pide una reunión “política” con la Xunta y el Ayuntamiento para fijar el futuro del puerto

El buque estadounidense “Empire State” estará atracado en el muelle de Trasatlánticos hasta el domingo | Patricia g. fraga
|

El futuro de la fachada marítima coruñesa se sigue dilucidado en reuniones. La de ayer, una nueva comisión técnica entre las diferentes administraciones. Tras la misma, el presidente de la Autoridad Portuaria, Martín Fernández Prado, apelaba a que la Xunta, el Ayuntamiento y el propio Puerto se sienten en una nueva reunión, esta de carácter política, para fijar el marco del futuro de los terrenos portuarios.

Sería una reunión entre estas tres administraciones, las que, según explicaba Prado, “van a poner dinero o han mostrado su voluntad de comprar suelo y pagar urbanización”. El motivo principal esgrimido por el propio presidente de la entidad, así como por el representante que acudió ayer a la comisión, es que “hay decisiones que son de otro ámbito, y no de una reunión técnica”.


El barco de Estados Unidos tiene 172 metros de eslora  y el francés, 142


Fernández Prado recordaba ayer el acercamiento de posturas entre Ayuntamiento y Gobierno autonómico, que actualmente radica en “porcentajes y costes de urbanización”. Cabe recordar que la propuesta de la Xunta planteaba la compra de un 51% de los muelles de Batería y Calvo Sotelo, mientras que la que propuso recientemente el Ejecutivo municipal planteaba la adquisición del 75%, dejando el porcentaje restante a disposición de las otras administraciones.

El presidente del Puerto se reafirmaba a este respecto de las diferencias porcentuales, pero elogiaba que ambas propuestas tenían un frente común: que el suelo portuario siga siendo público.



Porcentajes


Desde la Administración autonómica planteaban también la necesidad de una reunión política, y no técnica, para llegar a un acuerdo de futuro.

La intención de la Xunta es “ayudar” a que los terrenos sigan siendo públicos, aunque esperan que su aportación sea proporcional a su participación sobre el suelo.



Buena noticia


Por su parte, la alcaldesa, Inés Rey, celebraba ayer esa intención de la Xunta de negociar bajo la premisa de que el espacio portuario tiene que tener “maioría municipal”.

No obstante, durante la rueda de prensa tras la Junta de Gobierno Local, la regidora herculina apeló a que el Ejecutivo gallego no convierta esta negociación “nun regateo”.

A este respecto, Rey recordaba las obras del túnel de La Marina, donde la Xunta aportó unos diez millones de euros, “sen entrar en regateos de porcentaxes”, motivo por el que pide una “altura de miras similar” a la hora de tratar la cuestión portuaria, apuntando además que la carga económica que piden de la Xunta “é xa substancialmente menor da que eles propuxeron asumir”.




El “Empire State” arriba en la ciudad y obliga al cierre temporal del muelle de Trasatlánticos
El muelle de Trasatlánticos cerró ayer de manera temporal al público debido a la presencia en la ciudad de dos buques militares durante los próximos días.

El primero de ellos arribó ayer en el muelle herculino. Se trata del “Empire State”, un buque escuela estadounidense que permanecerá en aguas coruñesas hasta el próximo domingo.

A diferencia de su homólogo arquitectónico neoyorquino, este buque no presume de altura, sino de eslora, con sus 172 metros, que llamaron la atención de todos aquellos que paseaban ayer por La Marina y por el entorno del muelle de Trasatlánticos. Este buque, cedido por la administración militar estadounidense al State University Maritime College de Nueva York, realiza cada verano una campaña de tres meses de duración, con medio millar de alumnos como parte de su plan de estudios.

El siguiente barco que llegará al muelle y que hará que este siga cerrado será el “Aquitaine”, que tiene prevista su llegada el lunes y que partirá de nuevo el día 6. El buque francés, de 142 metros de eslora, está especializado en misiones antiaéreas. l


La Autoridad Portuaria pide una reunión “política” con la Xunta y el Ayuntamiento para fijar el futuro del puerto