Miles de coruñeses llenan la plaza de María Pita para clamar justicia por la muerte de Samuel

Miles de coruñeses, en María Pita, cuyos accesos estaban colapsados ante la asistencia | quintana
|

Miles de personas llenaron ayer la plaza de María Pita para exigir justicia y rendir homenaje a Samuel Luiz, el joven de 24 años que perdió la vida en la madrugada del viernes al sábado en A Coruña víctima de una brutal paliza.

Pese a la lluvia, los coruñeses asistieron a la concentración convocada por colectivos Lgbtiq+ (la investigación que realizan las autoridades todavía no ha confirmado que se trate de un delito de odio, aunque no se descarta) y guardaron un minuto de silencio, que culminó en fuertes aplausos que no cesaron en ningún momento.

“Samuel, hermano, no estás solo”, “todos somos Samuel” o “Samu no ha muerto, lo han asesinado”, son algunas de las frases que más se repitieron, tan solo acalladas por el manifiesto leído por la presidenta de ALAS Coruña, Ana García, y las amigas del fallecido, que vestían una camiseta con la cara de Samuel sobre una foto del arcoíris, con el lema #justiciaparasamuel en la espalda. Una de ellas, entre lágrimas, agradeció la presencia de todos los asistentes y la actuación de los sanitarios que intentaron salvar la vida del joven hasta el último momento.

Otra amiga dijo que él “no se merecía esto”, y afirmó que nunca pensó que “vería a Samuel por última vez por videollamada”. También lanzaron una petición de respeto hacia la familia, ya que “cuando se sientan preparados hablarán, pero ahora no es el momento”.

El padre de Samuel quiso estar presente en la convocatoria con un llamamiento a las familias de los agresores “porque esto no puede quedar impune. Esperemos que esta sea la última familia que tenga que sufrir por este tipo de violencia”, reflejaba el mensaje, leído por la portavoz de ALAS.






Accesos abarrotados


Entre los coruñeses concentrados en la plaza, abarrotada y con el párking y accesos colapsados, también se encontraban representantes de la corporación municipal, que escucharon las reclamaciones de los colectivos convocantes sobre los derechos de las personas Lgbtiq+.

Son cobardes que atacan de noche. Fuera fascistas y homófobos de esta ciudad”, clamaron, a la vez que recordaron el peligro de los discursos de odio que lanza la ultraderecha.

“Venimos aquí porque queremos la igualdad y la inclusión total de todas las personas”, afirmaron Victorino y Cristina, dos sacerdotes inclusivos y católicos que portaban la bandera del arcoíris. Ana, una joven de 23 años emocionada bajo los soportales del Palacio Municipal, acudió a la cita “para mostrar mi total rechazo ante los hechos. Samuel podríamos ser cualquiera de nosotros simplemente por tener una orientación sexual”.

Samuel fue recordado en varias ciudades de España, con concentraciones multitudinarias como la de Madrid, llevada a cabo en la puerta del Sol. En Padre Rubinos, el centro donde trabajaba el fallecido, trabajadores y usuarios celebraron un minuto de silencio por el joven. 

Miles de coruñeses llenan la plaza de María Pita para clamar justicia por la muerte de Samuel