Colas de hasta dos horas en ExpoCoruña en el segundo día con más citados para vacunarse

Aspecto de las colas que se generaron en ExpoCoruña | javier alborés
|

Como si de un concierto multitudinario se tratase, miles de coruñeses –eran 11.074 en total los llamados en los distintos recintos– hicieron ayer cola en los aledaños de ExpoCoruña para entrar y ponerse la vacuna. Era la segunda jornada con más citados para inmunizarse (la mayoría, de hecho, se iba a poner la segunda dosis de su respectivos preparados anticovid) y esto, unido a la necesidad de elegir qué inyección ponerse en el caso de los que habían recibido la primera de AstraZeneca, hizo que las colas rodeasen por completo el recinto en los circuitos situados por la organización para mantener el orden y la distancia social.

Ya preveían desde Sanidade que se pudiese dar alguna aglomeración y, por ello, el martes, a la vez que llamaron a los citados para ponerse la vacuna les rogaron “encarecidamente” que respetasen los horarios de vacunación, sobre todo en lo referente a ir en el turno de mañana o de tarde.

A diferencia de días anteriores, según el tramo en que fuesen llamados a ExpoCoruña los 8.854 residentes –los restantes 2.220 se repartían entre el Chuac y los hospitales de Oza y Cee– había distintas vacunas disponibles. Así, por la mañana los 3.773 citados recibirían la dosis de Pfizer, mientras que por la tarde había disponibles 4.234 vacunas de AstraZeneca y “solo” 847 de Pfizer.



Elección


De aquí surgió la principal causa de las largas colas, de hasta dos horas de espera. Y es que por la tarde la mayoría de los llamados eran los pertenecientes a colectivos de especial protección, como los docentes, que recibieron hace varias semanas la primera dosis de AstraZeneca y que ahora tenían que elegir si repetir fármaco o cambiar a Pfizer. La inmensa mayoría se decantó por mantener el mismo preparado, por lo que las colas para ponerse una de estas vacunas eran las más numerosas. Todo ello pese a que desde la organización había personas recorriendo las colas para recordar que se podía cambiar a Pfizer, donde no había apenas espera. De hecho, por la mañana la inoculación de esta vacuna se realizó sin apenas esperas ni incidencias, de manera que algún ciudadano llegó a “clavar” la hora en la que había sido citado.

Además de la elección de la segunda dosis en el momento de vacunarse –que el Sergas empezó a aplicar en los últimos días en vez de llamar anteriormente a la citación por SMS para preguntar a los gallegos–, otras de las colas que se vieron ayer en ExpoCoruña estaban relacionadas con las dudas sobre las descargas del certificado digital covid que demuestra que una persona está vacunada. 

Colas de hasta dos horas en ExpoCoruña en el segundo día con más citados para vacunarse