Cerca de 500 personas marchan hasta María Pita para protestar contra el ERTE de Repsol

La manifestación, con un zancudo a la cabeza, partió de la plaza de A Palloza y llegó hasta María Pita | javier alborés
|

Fue la primera manifestación que organizaba la plantilla de Repsol, y el tiempo ayudó: en la soleada plaza de A Palloza se reunieron cerca de quinientas personas, según el cómputo de la Policía Local, que marcharon hacia la plaza de María Pita para reclamar a la petroquímica que retire el ERTE que anunció hace unas semanas y que afectaría a 212 empleados (el 31% de la plantilla). A la cabeza iba el presidente el comité, Jacobo Naya, de sindicato USO, que insistió en que no existe ninguna razón de peso para que la patronal adopte esa medida.


Jacobo Naya, presidente del Comité de Empresa

“Es totalmente injusto e innecesario después de un esfuerzo muy grande”


“Nosotros tenemos una oposición frontal al ERTE y estamos tratando de negociar en la mesa. Hasta el momento, lo único que estamos haciendo es pedir datos a la empresa para poder entender por qué implantan este ERTE”, declaró Naya mientras caminaba junto con los demás manifestantes por Linares Rivas. Entre ellos destacaba un zancudo, vestido con un frac blanco que sostenía en la mano izquierda un globo igualmente blanco en el que podía leerse “ERTE non”


Pablo Arangüena, vicesecretario del PSdeG

“Entendemos que el ERTE que plantea Repsol es difícilmente justificable”


El representante de los trabajadores consideró la medida “totalmente injusto e innecesario después de haber estado durante la época de la pandemia haciendo un esfuerzo muy grande”. Naya recordó que, en lo peor de la crisis sanitaria, llegaron a trabajar durante doce horas diarias. A finales de la semana que viene finaliza el período de negociación para acordar los términos del ERTE acabaría el viernes, “pero puede ampliarse, porque de momento no hemos casi ni empezado a hablar, solo movemos papeles de un lado a otro”. Asimismo, ha alertado de que el ERTE afectaría de una forma u otra a los 3.500 trabajadores y sus familias, por lo que el comité de empresa “luchará” para evitar este “atropello”.


Preocupación

Naya se hizo oír por encima de los bocinazos y las tracas para explicar que han conseguido un firme apoyo institucional en los dos municipios, Arteixo y A Coruña. “Nos han trasladado su preocupación el tejido industrial que está desapareciendo en la comarca y también nos hemos reunido con el grupo socialista y el BNG”. En la marcha se encontraban varios cargos políticos, entre ellos el vicesecretario xeral del PSdeG, Pablo Arangúena, que aprovechó para expresar su solidaridad con los trabajadores afectados por el ERTE. También se hallaba el líder de Galicia en Común, Antón Gómez-Reino; la diputada del Parlamento gallego del BNG Mercedes Queixas; el vicesecretario del PSdeG, Pablo Arangüena; el edil del PP Roberto Rodríguez; el concejal del BNG Francisco Jorquera o el edil de la Marea Atlántica, Alberto Lema. Todos los cargos políticos presentes quisieron mostrado su solidaridad con la plantilla de una empresa que califican de vital para el tejido industrial del área metropolitana y que en el año 2020 “tuvo más de 300 millones de beneficios”. Para muchos, se trata de una mala noticia más del sector primario coruñés.


Francisco Jorquera, portavoz municipal del BNg

“Repsol está optando a proxectos vinculados aos fondos Next Generation”


Factores

La dirección, por su parte, achaca esta medida a dos factores el descenso en la demanda de combustible debido a la crisis sanitaria y, más a largo plazo, la política de transición ecológica, que desincentiva los combustibles fósiles a favor de los renovables.


Antón Gómez-Reino, Galicia en Común

“Por unha cuestión coiuntural se deixa fora ao 30% da plantilla”



Considera que su decisión es “una medida socialmente responsable dirigida a asegurar la transformación eficiente del Complejo Industrial en el horizonte 2025”. Asegura que mantiene sus compromisos de inversión en la refinería, donde cuenta con importantes proyectos de futuro. 


Cerca de 500 personas marchan hasta María Pita para protestar contra el ERTE de Repsol