Cuando la familia no te deja vacunarte

|

La Diputación Provincial de Lugo ha informado de que ya ha puesto en conocimiento de la Fiscalía la negativa de un familiar a que una usuaria de la residencia de mayores de Ribadeo recibiese la vacuna contra la covid-19.

Según ha informado la institución provincial, el cribado periódico realizado por el Sergas en el Centro de Atención a Maiores de Ribadeo dio como resultado un positivo entre los usuarios, lo que hizo que la Diputación de Lugo aislase a esta persona y a su compañera de habitación para cortar una posible transmisión.

Como medida de precaución, la Diputación tomó la decisión de realizar nuevas pruebas de diagnóstico con recursos propios tanto a la usuaria que dio positivo, como a su acompañante y a los trabajadores del centro que estuvieron en contacto estrecho con ella, para corroborar el resultado y descartar un posible “falso positivo”, dado que todos los demás residentes habían dado negativo y el centro permanece cerrado, por lo que no se reciben visitas.

Realizadas esas pruebas en un centro de diagnóstico lucense autorizado por la Xunta de Galicia -consta como inscrito en el Rexistro de Centros Sanitarios-, todas dieron negativo, por lo que se confirmó la hipótesis del falso positivo.

En todo caso, a la vista de esos resultados, la Diputación de Lugo le solicitará al Sergas la realización de una segunda prueba PCR a esta usuaria y, hasta que se produzca la confirmación, tanto ella como su acompañante continuarán aisladas como medida de precaución.

La Diputación informó de que toda la comunidad del Centro de Atención a Maiores de Ribadeo ha completado la pauta de vacunación contra la covid-19, salvo la usuaria “que resultó ser un falso positivo”.

Esa mujer “no pudo ser vacunada por expreso deseo de un familiar, un hecho que la institución provincial ya ha puesto en conocimiento de la Fiscalía”, según informa el gobierno de la Diputación de Lugo.

“Siendo voluntad de la institución proteger a la totalidad de los residentes y al personal del centro, reiterará de nuevo la comunicación al ministerio Fiscal para que la autoridad judicial decida lo que corresponda con respecto a su vacunación”, concluye.

Por su parte, el alcalde de Ribadeo, Fernando Suárez, espera que el centro “siga libre de Covid-19 y que la única persona que no fue vacunada, por expreso deseo de su tutor legal, reciba las dosis cuanto antes”.

“No administrarle la vacuna a esta persona supone un riesgo muy importante para ella y un peligro para los demás usuarios de la residencia de Ribadeo, que hasta ahora estuvo libre de Covid-19”. 

Cuando la familia no te deja vacunarte