matematicas

Los mejores cerebros del país se baten en la Olimpiada Matemática en A Coruña

Los cerebros más entrenados del país -sesenta de Secundaria y 41 de Primaria- se darán cita en una convocatoria que se desarrollará de manera telemática y coordinada.

Elena Vázquez | “Las matemáticas ‘hablan’ y, con esta crisis, nuestro lenguaje pasó a ser un idioma para resolver problemas”

Para toda la comunidad docente e investigadora está siendo una oportunidad para aprender, porque plantea un reto a mayores, y para constatar que es posible sumar saberes on line.Las matemáticas siempre estuvieron presentes pero da la impresión que, con toda esta “revolución” causada por el covid, tienen más futuro que nunca...

España se queda sin profesores de matemáticas, que prefieren la empresa

"Es un asunto complejo: incluso si todos los matemáticos que acaban el grado se dedicaran a la docencia en la Universidad y a las etapas no universitarias no habría suficientes, y a ello se suman todas las jubilaciones".Pese al auge de las matemáticas en España durante los últimos años, en la veintena de facultades existentes el número de alumnos matriculados es "bajo" y los que acaban el grado "prefieren dedicarse a la empresa y a la industria, y unos pocos a la Universidad".Para revertir esta situación, el Comité Español de Matemáticas, que aún no tiene una postura definida, está estudiando la opción de que las clases las impartan profesionales que no son de esta rama de conocimiento, pero con la condición de que hayan pasado por una formación complementaria y posean los conocimientos de "la didáctica específica" que tiene esta disciplina científica.Uno de los problemas actuales, añade Monzó, es que en España cualquier graduado con un máster puede presentarse a cualquier oposición, por lo que se dan situaciones de que un graduado en culturas clásicas con un máster en Latín o Griego "se puede presentar a las convocatorias de oposiciones de "mates".Aparte de la necesidad de una didáctica específica (cómo un alumno aprende y cómo se enseña), Monzó subraya que es necesario el dominio de la materia.