Luis del Val

Preciosos

Y me alegré por ella, ya que en su sacrificado trabajo de envolver en farfolla las ideas más simples, le surgía de manera natural y sincera eso que siempre hemos denominado el “eterno femenino” y que, dentro de poco, por decirlo, seguro que multarán.A continuación me vino la reflexión de una de esas personas inteligentes que no abundan en España, me refiero a Pablo Motos, al que, en un estudio de Radio, hace años, le escuché la aguda observación de que, cuando oía a una mujer decir ante un par de zapatos en un escaparate que eran graciosos, los miraba intrigado, y confesaba, a continuación, que jamás unos zapatos le habían contado un chiste, ni le habían provocado una sonrisa por el mero hecho de mirarlos.Nunca he visto a dos hombres, ante un escaparate, y que uno le haga notar al otro lo “graciosos” que son los mocasines negros de la derecha, de la misma manera que nunca escuché a un ministro de Hacienda, de sexo masculino, referirse a unos Presupuestos como “preciosos”.Si al empleado de mantenimiento de mi urbanización, el presidente de la Comunidad le pide unos presupuestos -y los prepara- cuando los presente, si le parece que están bien, dirá que han quedado “niquelaos”, o sea, “niquelados”, nunca preciosos.Se abren nuevas posibilidades.

Adriana Lastra

Adriana Lastra fue defenestrada como portavoz del PSOE en el Congreso de los Diputados, debido a que su intensidad crítica, acompañada de unas maneras de verdulera sincera y en acción (con disculpas al gremio de verduleras, incluida una amiga mía) no parecían lo más adecuado para un partido cuyo secretario general miente e insulta con unas formas mucho más palaciegas y cortesanas.Cuando Pedro I el Mentiroso lanza una de sus trolas, la manifiesta con la quijada erguida y una media sonrisa, que viene a ser una especie de desafío sobre si os lo vais a creer en esta ocasión, o no os puedo engañar de nuevo.Adriana Lastra, en cambio, mucho más espontánea y sincera, o mucho más ducha en la teatralización del esperpento, parecía que se enfadaba y que tendría que tomar un calmante, solamente de pensar que, en los pasillos del Congreso, pudiera rozarse con alguien en un partido como el PP, o Vox, o Ciudadanos.

Teodoro García Egea

Pero que Teodoro García Egea argumente contra sus opiniones, puede que apasionadas, con que el gobierno autonómico de Esperanza Aguirre se caracterizó por la corrupción, dirigido a una persona completamente alejada de la corrupción, en su muy amplia y leal biografía política, constituye una de las miserias dialécticas más sorprendentes, sobre todo si tenemos en cuenta que Teodoro García Egea es el secretario general del Partido Popular.Ningún miembro del PSOE, ninguno, en sus trifulcas andaluzas –donde los presidentes autonómicos han estado o enfangados hasta la cintura o pisando el barro de la red de corrupción más escandalosa de la Unión Europea– han lanzado acusaciones tan graves, tan perversas y tan canallas.Si Pablo Casado anhela que le peguen un tiro en el pie, en su carrera a la presidencia de Gobierno, que aliente a los teodoros de su entorno, pero su enemigo no serán las ayusos que le proporcionan esplendor, sino las balas de los fontaneros que se creen listos y son tontos contemporáneos, empujando votos a Ciudadanos y a Vox, partidos que deberían nombrar a Teodoro García Egea socio protector, con todos los reconocimientos merecidos a su cargo.

Iceta: listo y tonto

Prueba de ellos es que se afilió al socialismo de Enrique Tierno Galván, con 17 años, pero tras el revolcón que sufrió el viejo profesor en las elecciones de 1977, sintió esa llamada interna y desinteresada, ese golpe espiritual que le llevó a trasladar su generosidad y su afán de servicio a las filas de las juventudes socialista del PSOE, el segundo partido más votado.Y allí hizo una carrera, que le llevó al Congreso de los Diputados y, últimamente, a la cartera de ministro de Cultura, adecuado cargo para quién nunca logró terminar una carrera universitaria, porque si procedes del sector te vuelves subjetivo, y así el ministro puede observar, desde las Bellas Artes hasta la Orquesta Nacional de España, con la objetividad del que carece de intereses y prejuicios.

Félix Bolaños

A Félix Bolaños le tengo respeto por dos razones: porque nació en el 75, el mismo año en que nació mi hija Calíope -buena cosecha- y porque tiene un currículo que se aparta de ese estudiante universitario que entra en las Juventudes Socialistas al cumplir los 18 años, es concejal a los 24, diputado autonómico a los 32, y diputado a Cortes a los 40, sin haber pasado nunca por el examen de una entrevista de trabajo, y sin haberse sacado una nómina fuera del partido político.Muy al contrario, Felix Bolaños es un buen estudiante, con un expediente académico que para mí hubiera querido, y conoce lo que es trabajar en una firma de abogados.

Nostalgia de Mercero

Estoy de vacaciones y me gusta ver el mar de Ulises, pero enciendo el televisor de manera mecánica y escucho la sintonía de “Verano Azul”, compuesta por Carmelo Bernaola, y esas imágenes me resultan familiares, porque las veía cuando mis hijos tenían una edad semejante a la de los protagonistas.Veo el capítulo completo, y me envuelve la delicada ternura de Mercero para narrar las peripecias de los amores adolescentes, la influencia de Horacio Valcárcel en el guión, la maestría de Antonio dirigiendo a los actores, ese talento que no se nota para atreverse con un lenguaje que hasta entonces no había llegado a la televisión.A primeros de este mes de agosto, una de las analfabetas de guardia que adornan nuestra sociedad dijo que la reposición de “Verano Azul” era la vuelta a la caspa franquista.

X... y taquígrafos

Una vez formado el nuevo Gobierno, con más ministros que nunca, para dar acomodo a la cuota de los caritativos miembros de Podemos, el recibo de la luz ha subido como no lo había hecho nunca en lustros precedentes (lustro: cinco años para que los puedan entender los futuros analfabetos de la de Ley Celáa) lo que ha impelido a que los de Podemos puedan indignarse, no en el Gobierno, sino en la calle, donde protestarán contra las medidas del Gobierno del que forman parte.Se abre un nuevo periodo, donde la esposa que se quiera divorciar podrá manifestarse con pancartas, delante del domicilio conyugal, y, a la vez, negarse al divorcio, o donde el consejero-delegado de una gran empresa, podrá manifestarse en la calle contra el presidente del Consejo de Administración y, a continuación, pasar a formar parte del Consejo como consejero-delegado y cobrar las correspondientes y sustanciosas dietas.Intuyo a algún obispo manifestarse en contra del Papa, que lo ha nombrado, delante de la diócesis de la que es titular y, a continuación, incorporarse a su despacho.

Matemáticas sexistas

soy tan ingenuo, tan despistado y tan escasamente inteligente que, al estudiar las matemáticas, nunca advertí su carácter sexista, amarrado por ese heteropatriarcado del que no teníamos ni puñetera idea, incluso a la hora de caer bajo los vicios de Onán.Tuvo que venir esa gran descubridora de matices del Gran Feminismo, la señora Celáa, para advertir que las matemáticas contienen una agazapada doctrina machista de la que no nos habíamos percatado.No es que me las quiera dar de perspicaz, pero lo cierto es que le pillé manía a la división, a la raíz cuadrada, y a las ecuaciones de segundo grado, todas ellas de nombre femenino, aunque debo confesar que jamás me llevé bien con los logaritmos, masculinos en su denominación.

Nueva masculinidad

Recibo informaciones sobre la Nueva Masculinidad, promovida por doña Ada Colau, y confieso que a pesar de algunas iniciativas deslumbrantes, como cuidar de un huevo de gallina durante una semana, me parece que el propósito se queda algo alicorto, tímido, y escasamente revolucionario.Por ejemplo, en la búsqueda de un nuevo prototipo masculino que se aleje de la tradición, creo que no se aborda para nada la cuestión del vestuario, que me parece fundamental para despojar a la virilidad tradicional de determinados roles difíciles de erradicar.Recuerdo que, en el siglo pasado, ese gran científico experto en vacunas, llamado Miguel Bosé, llevó a cabo una iniciativa que no pasó inadvertida, y fue presentarse en un acto social ataviado con una falda.

Más pobres, más gastos

España, en cambio, está gobernada por unos tipos extraños que, cuanto más pobres somos más aumentan los gastos, y hay más ministros, y más asesores, y empleados públicos en instituciones que a los analfabetos en economía nos parecen perfectamente prescindibles.

Más pobres, más gastos

España, en cambio, está gobernada por unos tipos extraños que, cuanto más pobres somos más aumentan los gastos, y hay más ministros, y más asesores, y empleados públicos en instituciones que a los analfabetos en economía nos parecen perfectamente prescindibles.

Soy un hijo de puta

Como me considero hijo de España está claro que soy un hijo de puta.

Salimos peores

Ahí tienes a los comunistas cubanos, repartiendo esperanza desde hace sesenta años, y comprobando que la esperanza no calma el hambre.Lo peor no es que hayamos salidos más débiles, más pobres, más sectarios, más rencorosos y más jodidos, porque eso hasta se podría neutralizar e incluso sanar con tiempo y paciencia, lo peor de todo es que hemos salido así de resentidos, pisando sobre los cadáveres de más de cien mil personas.

La vida según Celáa

Parece que el bachillerato más progresista del mundo se instalará en España, donde el progresismo sobrepasará los límites imaginativos más avanzados, y se podrá aprobar sin estudiar demasiado, incluso con asignaturas suspendidas, todo sea por no darle el menor disgusto a la criatura.Bueno, el suspendido será evaluado por una especie de comité sin especificar, donde no se tratará de corroborar que se merece el suspenso en la asignatura, sino otras variantes más progresistas como su actitud, su comportamiento, su solidaridad y apreciaciones que entran dentro de la subjetividad de los evaluadores.Es de esperar que este bachillerato progresista se proyecte sobre otras actividades, pongamos el deporte y, con el noble objetivo de no causar trastornos emocionales, el atleta que ha llegado el último en la carrera sea clasificado y pase a la siguiente fase, así hasta la fase olímpica donde -¡quién sabe!- a lo peor la medalla de oro se la lleva el que ha quedado quinto, merced a las evaluaciones posteriores sobre su actitud, comportamiento...

Plácido Domingo

Esta semana, en el Auditorio Nacional, Plácido Domingo recibió algo más que una ovación llena de afecto y reconocimiento a sus facultades demostradas a los ochenta años -esta vez en clave de barítono- sino una especie de resarcimiento a dos años de represalias excesivas, por una conducta de presunto acoso sexual, que jamás tuvo una prueba, y que se remonta a decenios del siglo pasado.El movimiento “yo también” suscitó el entusiasmo y la memoria dormida de miles de mujeres que se acordaron, de repente, de que habían sido víctimas de lo que una feminista de guardia denominaría heteropatriarcado.

Sin cintura

Un político al que le asusten los pactos, o por intransigencia o por miedo, podrá ser un buen dictador, un excelente propietario de un cortijo, el dueño de un patrimonio cuyas decisiones nadie discuta, pero nunca podrá ser un buen politico.A estas alturas del desastre, cuando España está a punto de dividirse en una minoría a la que le den igual los indultos, y una mayoría entre molesta e indignada, he vuelto a reflexionar sobre esa decisión política de un gobernante, que, como Sansón, va a ser capaz de tirar de las columnas, aun a riesgo se ser sepultado con todos los demás, y creo que no puede ser debido, únicamente, a asegurarse dos años más la permanencia en Moncloa.Durante dos años más, Sánchez puede estar en Moncloa, sin necesidad de los votos de Esquerra, a poco que practique la habilidad del pacto y la negociación con los rivales.

Maltratar al médico

Vamos, que en maltrato al médico no hay país que nos moje la oreja.Los médicos y el personal sanitario han soportado hasta el analfabetismo de vecinos que no los querían que viviesen a su lado por si les contagiaban..