Fermín Bocos

Explicaciones ¿de qué?

Estando de acuerdo en que el rey emérito como ciudadano español puede entrar o salir de España a voluntad, tengo para mí que su presencia no se ha visto acompañada de la discreción que cabía esperar visto el problema político que su presencia le crea al rey Felipe VI por la creciente acometida de la izquierda republicana.Sorprende que don Juan Carlos, que durante tantos años acreditó un gran olfato político, en esta ocasión no haya captado que quienes con tanta acritud critican su presencia y le exigen explicaciones por sus pasados manejos financieros opacos, en realidad, contra quien disparan es contra la Monarquía como institución.Resulta sorprendente y solo puede ser interpretado como una mengua de sensibilidad relacionada con su avanzada edad.

El miedo ya no cuela

Que ante el exiguo tirón del candidato socialista, Juan Espadas, Pedro Sánchez se vea constreñido a implicarse directamente en la campaña es un hecho interesante porque más que a Espadas, a quien los andaluces van a pasar por las urnas es al propio Sánchez, de cuya manera de gobernar y alianzas tienen todos cumplidas referencias.

La clave andaluza

En ese escenario y contemplando que Vox podría mantener o incluso mejorar su actual representación parlamentaria (11 diputados), la clave está en saber sí para apoyar la investidura de Juanma Moreno exigirán entrar en el gobierno como hicieron en Castilla y León.

La vuelta del Rey emérito

La excepción hay que buscarla en las filas de los partidos separatistas catalanes –impulsores del proceso de sedición– al que el 3 de Octubre de 2017, un día para la Historia, el Rey de España salió al paso recordando, precisamente, el mandato constitucional que emplaza al Jefe del Estado, como símbolo de la unidad y permanencia de España, a defender la unidad de nuestro país.

Los líos de Podemos

Grande o pequeña, rara es la organización comunista o socialista que no tiene a su izquierda otra organización que se reclama como genuina portadora del ideal.En puertas de las elecciones andaluzas, el chusco episodio protagonizado por Podemos e Izquierda Unida en razón de disputas por la prelación de unos u otros en la formación de las candidaturas es un ejemplo.

Acorralado

Los aliados de Pedro Sánchez exprimen su debilidad parlamentaria obligándole a humillarse políticamente -el ministro Bolaños viajó a Barcelona a pedir disculpas ¡por intervenciones telefónicas autorizadas por un juez¡ Pero Pere Aragonés no se da por satisfecho y exige la cabeza de la ministra de Defensa o en su defecto la de la directora del CNI.En todo este asunto lo más surrealista, por no decir patético, es que Sánchez estaba al tanto del pinchazo de los teléfonos de algunos de los dirigentes de ERC al tiempo que negociaba su apoyo para seguir en La Moncloa.

Erasmus

Será una labor lenta, pero es la más eficaz para la construcción de una Europa unida, no solamente por el interés, sino por el conocimiento, contando con que un porcentaje nada despreciable de esos estudiantes, en quince, veinte o treinta años, ocuparán cargos de responsabilidad en las empresas, en la política o en los ambientes científicos.Bueno, pues en su constante labor de apartheid voluntario y entusiasta, el nacionalismo catalán se desmarca de esa labor sociológica e intelectual, y trabaja con entusiasmo para que las universidades catalanas destierren el español en las clases.

Robles, resiste

Semejante patinazo parece fruto del ataque de pánico en el que está instalado Pedro Sánchez ante el temor a que ERC –13 diputados– pudiera retirarles su apoyo parlamentario provocando la interrupción brusca de la legislatura.

Falta de credibilidad

De las fechas aportadas para establece el momento de los pinchazos que remiten a mediados del 2021, en días en los que se habían tensado las relaciones con Marruecos por la presencia furtiva en España de Brahim Ghali líder del Frente Polisario podría inferirse que la operación se fraguó en el Sur.

Una semana clave

Piden la dimisión de la ministra los costaleros parlamentarios de Sánchez y también los socios de Podemos que se sientan en el Consejo de Ministros.Es sabido que el CNI cumple los objetivos que le marca el Gobierno pero a Sánchez, que es el primer destinatario de esos diarios informes, el pasado miércoles le faltó valor para defender a la ministra de Defensa.

Fuera teléfonos

La humillación a la que la consejera de Presidencia de la Generalidad de Cataluña sometió a Félix Bolaños, ministro de la Presidencia del Gobierno de España, exigiendo que dejara su teléfono móvil fuera del despacho en el que celebraban una entrevista, prueba hasta qué extremo llega la dependencia política de Pedro Sánchez de los separatistas catalanes.En esa misma dependencia habría que enmarcar el origen de dicho encuentro que partía de la reclamación de explicaciones por parte de Pere Aragonés y otros dirigentes independentistas que han denunciado ser víctimas de espionaje telefónico por parte de un programa software denominado “Pegasus” utilizado, según sus denuncias, por el Gobierno.

Una de espías

Pero en este asunto, como en tantos otros, Sánchez está atado por sus hipotecas y será noticia si se atreve a decir a quienes anunciaban que quieren subvertir la legalidad que la obligación del Gobierno es impedirlo por los medios y cauces que establece la ley.

Feijóo descoloca a Sánchez

Abundan los indicios.El propio Pedro Sánchez en su última entrevista en Antena 3 al hablar de que en España solo eran posibles dos fórmulas de gobierno: “Centro-izquierda y el espacio de Yolanda Díaz o la derecha más la extrema derecha”, reconocía explícitamente que el PSOE al que coloca en el centro-izquierda, ha renunciado a gobernar por sí mismo como hizo en el pasado en varias legislaturas.

Sánchez, cuesta arriba

De lo que pueda ser el “espacio” que pretende organizar Yolanda Díaz, todo induce a pensar que, si consigue arrancar, será una variante, una más, de las diferentes caras que ha venido presentando el Partido Comunista a lo largo de los últimos años como respuesta a su estancamiento en términos electorales.Sánchez ha vuelto a decir que las elecciones generales serán a finales del año 2023 y, aunque en términos de credibilidad la palabra de Sánchez vale lo que vale, en esta ocasión es probable que haya dicho la verdad porque en La Moncloa están diseñando ya el programa del semestre de la presidencia española de la Unión Europea que se iniciará partir del 1 de julio del próximo año.

Juego de cínicos

Son los que exigen a los demás “pruebas del viaje al centro”.Todo vale con tal de dictar cordones sanitarios a los demás.

La cuestión de Ceuta y Melilla

Seamos serios, la españolidad de Ceuta y Melilla sólo la puede –y debe– garantizar y defender España.

Cartas marruecas

Carta de la que la diplomacia marroquí ha obtenido ya un gran rédito y que ha generado enfado en Argelia cuyo Gobierno ha llamado a consultas a su embajador en Madrid.El giro en relación con el futuro del Sáhara también ha provocado un encontronazo con los socios del Gobierno de coalición.

Descontento imparable

Sí va por vía de Real Decreto tendrá que ser convalidado por el Congreso y tal y como están las cosas, por diferentes motivos -envío de armas a Ucrania o cambio de política a favor de las pretensiones de Marruecos sobre la soberanía del Sahara- tiene a sus aliados parlamentarios en contra, incluidos los que forman parte del Gobierno.

Marruecos gana

Podríamos estar ante un caso de “realpolitik” pensado para alinearse con las posiciones de EEUU, Francia y Alemania, partidarias de entregar a Rabat la soberanía del territorio en disputa bajo la fórmula eufemística de una autonomía de la que en la práctica no goza ningún territorio del Reino Alauita.Podría ser, ya digo, ésa la razón última por la que Sánchez ha dado un volantazo político tan inesperado y sin consultar ni a sus socios en el Gobierno ni a los dirigentes de la oposición, o, podría tratarse de una más de sus improvisaciones en este caso pensada para quitarse de encima la investigación judicial del “caso Ghali”, indagatoria judicial que podríamos ver como en breve decae tras ser retirada una acusación que estaba siendo seguida con especial interés desde Rabat.Sean estas u otras las razones que han llevado a Sánchez cambiar la política de neutralidad y acatamiento por parte de España de las resoluciones de la Naciones Unidas a las que venía obligada como antigua potencia colonial, lo cierto es que el giro está llamado a generar no pocas reacciones.

Tensiones en Podemos

La división en el movimiento feminista visible en la celebración de las manifestaciones del 8M--Irene Montero ha levantado pancarta propia--, es el último capítulo de las tensiones entre los socios del Gobierno y las facciones moradas.

1 2 3 4 5