Reproches entre Gobierno y Xunta por el paro de las cubas en Alcoa pero llamamiento común a reiniciar "cuanto antes"

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto aborda la situación de Alcoa en Galicia
|

La ministra de Industria, Reyes Maroto, y el vicepresidente económico de la Xunta, Francisco Conde, han cruzado reproches tras la primera comisión de seguimiento celebrada una vez que Alcoa y el comité de empresa de la planta de Cervo (Lugo) han firmado un acuerdo que supone parar la producción de aluminio primario en A Mariña, con el compromiso de que no haya despidos.


En cualquier caso, ambos representantes públicos han coincidido en que el objetivo debe ser que el rearranque de las cubas se produzca "cuanto antes", en palabras de Maroto.


La multinacional estadounidense fija en el documento suscrito con los representantes de los trabajadores el 1 de enero de 2024, pero también Conde ha subrayado que lo fundamental es "anticipar" esa fecha. "Si es en 2022, mejor que en 2024", ha incidido.


Las actividades para la parada comenzarán el 1 de enero y se completarán antes de finales del mismo mes, según ha informado la compañía.


Durante el período de cese de la actividad de electrólisis, Alcoa buscará obtener "lo antes posible" acuerdos de compra de energía a largo plazo, a partir de 2024. De hecho, este jueves ha trascendido un nuevo preacuerdo, en este caso con Capital Energy, después del alcanzado con Greenalia.


CONFRONTACIÓN ENTRE EJECUTIVOS

En sendas intervenciones por separado, Maroto y Conde se han lanzado críticas al asegurar la ministra que la Xunta "elude responsabilidades" y centra "el problema" en el Gobierno central. El vicepresidente gallego ha respondido que "el problema" reside en la ausencia de un precio eléctrico competitivo y de un marco energético estable que ha exigido al Ejecutivo de Pedro Sánchez.


Ambos han constatado que la de este jueves era una jornada complicada para los trabajadores de Alcoa en A Mariña --"el resultado final sin duda no nos gusta", ha admitido la ministra--, toda vez que el acuerdo supone el cese temporal de la producción de aluminio primario.


Sin embargo, ha sido Conde el que ha hecho hincapié en que no había "nada que celebrar" pues se está "ante la certificación de una mala noticia" y la parada de las cubas será "temporal si se dan por buenas las promesas de la empresa".


"La foto de hoy no tiene que ser en ningún caso una foto para el recuerdo, tiene que ser para la reflexión y la toma de decisiones", ha avisado a Maroto el también conselleiro de Economía, después de que la titular de Industria aprovechase su discurso para hacer balance de los compromisos que el Gobierno central "cumple" con Galicia.


AHORA PUEDE "ACCEDER A TODAS LAS AYUDAS"

Al margen de esto, Reyes Maroto ha mostrado "máxima disponibilidad" para "garantizar el cumplimiento" del acuerdo y también "para aportar las ayudas públicas que sean necesarias".


Al respecto, el ministerio solicitó "un informe jurídico para determinar" si las ayudas ya cobradas y relativas al CO2 "se restituyen o las tiene que devolver Alcoa", como pidió Industria.


Ahora, "una vez que en el acuerdo se incorporó el mantenimiento de todos los puestos de trabajo y se garantiza que hasta cinco años no va a haber ningún ERE ni ningún ERTE", a partir del 1 de enero de 2022 Alcoa "cumplirá con los requisitos" para "acceder a todas las ayudas", ha aseverado la ministra.


"No solo al marco del estatuto electrointensivo, que hemos reforzado", sino también a otros recursos destinados a impulsar la eficiencia energética, la digitalización o procedentes del nuevo fondo de apoyo a la inversión productiva.


La "nueva etapa" abre "un esquema de acceso a ayudas" e Industria buscará "generar la certidumbre y la confianza" que el complejo de San Cibrao necesita para tener un "futuro prometedor".


El comité de seguimiento se reunirá una vez al mes durante el primer semestre y a partir del séptimo mes las citas serán trimestrales, si bien Maroto no ha descartado mantener la periodicidad mensual a partir de entonces.


Por último, ha valorado que Alcoa constituya un aval por 103 millones de euros que así estarán "tutelados por el comité de empresa y por los representantes de la comisión de seguimiento".


QUE SE INCORPORE TRANSICIÓN ECOLÓGICA

Por su parte, Francisco Conde ha marcado como "prioridades" que el Gobierno "deje la confrontación con Alcoa" y que el Ministerio de Transición Ecológica se incorpore a la comisión de seguimiento.


El Ejecutivo "debe rectificar la política energética y garantizar que puede acompañar las necesidades de la política industrial", ha insistido el vicepresidente económico de la Xunta, para quien "el mejor plan industrial que puede tener A Mariña --y que le exigió previamente Maroto-- es que el Gobierno fije un precio eléctrico competitivo".


La situación de la balsa de lodos de Alcoa en A Mariña no ha sido abordada en la reunión de este jueves, puesto que "la tramitación administrativa que tenga que realizarse es independiente de la planta de aluminio primario", según Conde.


De lo que sí se habló es de acuerdos de suministro de energía a un precio estable para el complejo industrial, en relación con lo cual Conde ha recordado que "cualquier parque eólico" que se plantee "fuera del plan sectorial" puede hacer uso de la "excepcionalidad" que prevé la Xunta en el caso de que justifique un "impacto" positivo sobre el territorio.


En todo caso, "cada parque va a tener que tener una tramitación y un tratamiento diferenciado", ha aclarado, y "no habrá posibilidad de trabajar sobre un paquete de proyectos".


ALU IBÉRICA

Relacionado con todo esto, los dos mandatarios han hablado y han sido cuestionados sobre la problemática de las plantas de Alu Ibérica en A Coruña y Avilés, vendidas por Alcoa y en estos momentos bajo un administrador concursal.


La ministra Maroto ha asegurado estar en "permanente contacto" con las empresas y con el administrador concursal, con el "compromiso" de trasladar "todas las propuestas de empresas" para que se puedan "poner en marcha de nuevo" las factorías.


No obstante, ha apostado por la discreción puesto que no está "en condiciones de poder trasladar nombres". Así, se ha mostrado "convencida" de que el administrador "está haciendo buen trabajo y será él el que podrá dar nombres".


Por su parte, Francisco Conde ha indicado que señaló durante la comisión de seguimiento la "necesidad" de que Alcoa y el ministerio "se sienten con Alu Ibérica para identificar una solución global".


Según ha explicado, esta petición tiene que ver con la "situación laboral" de los trabajadores de A Coruña y Avilés, a raíz de la decisión de las decisiones judiciales que dan la razón a la plantilla. "Hay una corresponsabilidad de Alcoa y del Ministerio de Industria", ha concluido Conde.

Reproches entre Gobierno y Xunta por el paro de las cubas en Alcoa pero llamamiento común a reiniciar "cuanto antes"