La familia del médico muerto en Sanxenxo asegura que fue un "asesinato colectivo"

Tábara, en una imagen de archivo, durante una competición/AEC

La familia del oftalmólogo coruñés Juan Manuel Tábara, que falleció el pasado viernes en Sanxenxo tras ser golpeado por una embarcación mientras se bañaba en la playa de Silgar, ha adoptado medidas legales ante lo que creen que "no fue un accidente o una negligencia", sino un "asesinato colectivo".


En declaraciones a Efe, una de las hermanas de la víctima, María Tábara, ha apuntado que la muerte de su hermano ha sido una "tragedia evitable", por lo que los familiares no aceptan "que se hable de que ha sido un accidente, porque no lo ha sido".


"Es responsabilidad de quien conduce el barco y de los que permiten que vayan a esas velocidades por zonas en las que se baña la gente", ha señalado la portavoz de la familia, que alerta de que este tipo de conductas son "habituales" en Sanxenxo.


Asegura que esto "no ha sido algo fortuito" porque sucesos de este tipo "ya han ocurrido otras veces", aunque sin resultado tan trágico como el de este caso. "No se puede permitir que si yo pierdo la cabeza arrase con todo", ha argumento a este respecto.


"Si yo conduzco un Ferrari a toda velocidad por el centro de A Coruña y mato a alguien no es un accidente. Alguien me tendrá que parar si me vuelvo loca", ha apuntado María Tábara, que defiende que las mismas medidas se deben adoptar en las zonas de baño.


Tras criticar el "exhibicionismo" que suelen mostrar los pilotos de este tipo de embarcaciones rápidas, la hermana de Juan Manuel Tábara ha explicado que éste era un nadador experimentado y "criado casi en el mar", a pesar de lo cual no pudo esquivar a la planeadora.


Solía salir al mar con neopreno, un reloj localizador con GPS y boya, por lo que asegura "todo se podrá aclarar", aunque avanza que si la embarcación hubiese navegado a una velocidad adecuada "él la hubiese oído y se habría apartado o habría buceado" para sortearla.


La investigación policial, según los datos aportados por el GPS de la víctima, demuestra que el suceso se produjo a unos 170 metros de la costa, cuando la zona delimitada para los bañistas, aunque no esté balizada adecuadamente, se fija en hasta 200 metros desde la playa.


La familia de Juan Manuel Tábara ha habilitado el correo porunsanxenxoseguro@gmail.com para que cualquier persona que tenga una grabación de lo ocurrido o que haya presenciado los hechos pueda aportar cualquier información que permita esclarecer lo sucedido.


Este llamamiento, según María Tábara, es extensible a quien tenga constancia de hechos similares que hayan sucedido en el pasado, porque ha subrayado que saben "que los ha habido y que les han apretado para que se callen".


"Nadie nos devolverá a Juan pero el mejor homenaje que le podemos hacer es que no se vuelva a repetir algo así", ha afirmado su hermana, que confía en que su muerte sirva, al menos, para que mejoren las condiciones de seguridad en las playas y zonas de baño.


Por ello, los familiares del oftalmólogo coruñés exigen que "se depuren responsabilidades" y que se adopten en las playas "medidas físicas" que eviten que "locuras como esta terminen en tragedia" y que los usuarios de los arenales "puedan darse un chapuzón sin miedo". 

La familia del médico muerto en Sanxenxo asegura que fue un "asesinato colectivo"

Te puede interesar