El histórico jardín de San Carlos afronta la fase final de su restauración de seis meses

Las nuevas plantas ya han instaladas en el jardín histórico, que recupera su trazo original | pedro puig

Ya es posible contemplar (atisbando por encima del muro, puesto que la zona está cerrada al público) el aspecto que está adoptando el jardín de San Carlos, que lleva desde diciembre en obras. Este Bien de iNterés Cultural, incluye la única olmeda protegida de Galicia, además de la tumba de Sir John Moore,. Es uno de los lugares más emblemáticos de la ciudad, pero llevaba décadas sin un mantenimiento como era debido, así que la reforma ha sido profunda.

Mucho del trabajo que se ha realizado es inapreciable para el ojo inexperto o que no conozca bien el jardín, pero otras partes sí son evidentes. Por ejemplo: se ha recuperado el trazado tradicional, que se cambió a mediados del siglo XX cuando se abrió una nueva puerta, para crear una perspectiva desde el Archivo del Reino de Galicia.

También hay ejemplares de vegetación en mal estado. y otros puntos donde simplemente falta vegetación. El proyecto está creando una especie de “microjardín” botánico con información que se podrá leer a través de códigos QR, tanto botánico como histórico, e incluso se pondrán placas en Braille. Se liberará a las plantas de la tierra compactada, para que puedan desarrollarse libremente: la idea es que San Carlos sea un espacio ante todo natural.



310.515 EUROS
provenientes de fondos europeos es lo que el Ayuntamiento ha invertido en la restauración del parque



El mobiliario tampoco será el mismo: cuando puedan acceder a él, los visitantes descubrirán que se han retirado los bancos de mirados para sustituir por asientos individuales, con la idea de hacer más agradable la contemplación del puerto de la ciudad.

El patrimonio artístico también sufrirá cambios: no solo se van a ser restaurados o pintados, como el monumento a Sir John Moore (con la restauración de las lanzas que instaló en 1864 Juan de Ciórraga), sino que se va a añadir una escultura del brigadier Francisco Mazarredo, el fundador del jardín, que decidió abrir una suscripción en 1834 para plantar dinero para 120 árboles. Pero los trabajos que se están llevando a cabo son sobre todo una restauración, así que el objetivo es dejar al jardín como nuevo respetando todo lo viejo.


Capitel desaparecido


Algunos elementos no se han recuperado: la asociación histórico cultural The Royal Green Jackets, que suele celebrar en el jardin un homenaje anual al héroe de la batalla de Elviña, denunció en enero de 2021, la desaparición del capitel de la columna geminada que adornaba la fuente.

El robó dejó una profunda fisura que recorre el fuste, lo que indica que se podría haber desplomado al suelo. Para entonces, el jardín de San Carlos llevaba una temporada cerrado, a la espera de la reforma. Se demoró a la espera de un informe de la Xunta que garantizara que la obra no iba a afectar a los veinte olmos que aún vigilan la tumba de Sir John Moore

El histórico jardín de San Carlos afronta la fase final de su restauración de seis meses

Te puede interesar