Emoción y nervios en el primer día de vacunación de los niños gallegos, que quieren volver a la "normalidad"

Tiago, de siete años, recibió la vacuna en el CHUS/Xunta
|

La vacunación infantil ha arrancado este miércoles en Galicia con 15.000 citas, la mayoría de ellas en los puntos masivos. Los primeros, eso sí, han sido los pequeños más vulnerables, que han sido llamados a los hospitales, como en el caso del área de Santiago de Compostela, en que Tiago ha sido uno de los que ha recibido el pinchazo durante la mañana.


La jornada de tarde en la capital gallega arrancó sobre las 15,30 en la Cidade da Cultura con una cola fluida y un protocolo muy similar al de los adultos, que incluye en este caso acudir acompañado de un mayor y la firma de un consentimiento informado, que los niños llevaban en sus manos.


Además, tras el "rápido" pinchazo, como así lo describieron los asistentes, los menores han tenido que esperar, como es habitual, unos 15 minutos de control de posibles reacciones adversas inmediatas.


Animación con la mascota de un centro comercial, que regaló a algunos de los presentes cuentos, así como pegatinas y personal de enfermería "muy implicado" formaron parte de un proceso con "nervios" y "emoción" y el deseo común de "volver a la normalidad".


Algunos de los protagonistas de la jornada --Pablo, María, Vega, Cecilia y Paloma-- han atendido a Europa Press, acompañados de sus madres y padres, a las puertas de la vacunación. Todos coincidieron en la relevancia de vacunarse para poder retomar actividades que practicaban antes, volver a hacer deporte sin mascarilla como los adultos o visitara sus abuelos sin tener que tomar tantas "precauciones".


Madres de menores también han respondieron a las preguntas de Europa Press y han explicado que, aunque había cierto nerviosismo, en todos los casos explicaron a sus pequeños el procedimiento como algo que "había que hacer" para poder acabar con la pandemia y, aseguraron, se mostraron receptivos a pincharse.


Prosigue hasta el sábado

Hasta el sábado, está previsto administrar 60.000 vacunas infantiles, que se corresponde con un tercio de la dosis que se proporciona a los adultos. Para este jueves, en toda Galicia se han dado 15.300 citas para los más pequeños.


En días pasados, se ha pronunciado el jefe de Pediatría del Complexo Hospitalario Universitario de Santiago de Compostela (CHUS) e investigador en vacunas, Federico Martinón. El experto se ha apoyado en los estudios científicos publicados y en la experiencia de vacunación que ya se ha abordado en Estados Unidos e Israel (con 6 millones de pinchazos a niños) para afirmar que inmunizar a los menores de entre 5 y 11 años es "seguro y eficaz".


Además, ha advertido de que tiene otros "beneficios", que, en definitiva, les permitirá llevar a los más pequeños una vida "más normal", como evitar cuarentenas o poder viajar con el certificado de vacunación. "Con esa dosis, se obtiene la misma respuesta inmune y la misma capacidad" de respuesta que en los mayores, ha explicado Martinón.


Los efectos secundarios son muy similares a los que experimentan los adultos y, como añadido, en este grupo de edad no se han observado efectos excepcionales que sí se han visto --de forma rara-- en los adolescentes. Concretamente, dolor local en la zona del pinchazo y febrícula o malestar serán los posibles efectos de la vacuna en el colectivo infantil.





Emoción y nervios en el primer día de vacunación de los niños gallegos, que quieren volver a la "normalidad"