Los vecinos de Os Mallos piden reunirse con Inés Rey tras los últimos incidentes

El edificio okupado, ahora tapiado, de la calle de Asturias | quintana
|

Los vecinos de Os Mallos quieren conocer de primera mano cuáles serán las actuaciones que se llevarán a cabo en el barrio tras los últimos incidentes de la pasada semana. Por ello, representantes de la Plataforma Veciñal Os Mallos han solicitado reunirse con la alcaldesa, Inés Rey, con la intención de obtener una explicación sobre las medidas que se tomarán en las próximas semanas.

“Todavía no hemos obtenido respuesta pero la idea es ir con Distrito Mallos y la asociación de vecinos”, asegura Pilar Neira, integrante del movimiento ciudadano. Los residentes del barrio, que la semana pasada vivió tres incendios en inmuebles okupados, consideran que llevan tres días de tranquilidad.

“Han sido tres días muy buenos y tenemos bastante presencia policial, por lo que esperamos que lo peor ya haya pasado. El hecho de haber tapiado la casa de la calle de Asturias y Diego Delicado ha restado dos problemas, pero ahora puede que estas personas se marchen a otro barrio”, comenta Neira. Desde la plataforma lamentan que no se escuchasen las demandas de los vecinos hace un año, porque “se podría haber evitado todo esto y ahora hay un clima de desconfianza”.



Iluminación


En la reunión que mantendrán con la regidora municipal aprovecharán para reclamar mejoras en la iluminación y la limpieza de las calles, una de las principales demandas de las entidades del barrio.

El presidente de Distrito Mallos, José Salgado, adelantó hace unos días que, además de todos estos inconvenientes, las luces de Navidad en la zona son insuficientes. “Cuando más las necesitábamos, no han llegado”, dijo. 


“Se podría haber evitado todo esto y ahora hay un clima de desconfianza”, dicen desde la plataforma vecinal 



La alcaldesa reconoció el pasado viernes que “hay una situación de seguridad objetiva” en Os Mallos, por lo que reclamó a la Delegación del Gobierno que reforzase el dispositivo policial permanentemente en el barrio.

El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, se comprometió a aumentar la presencia policial en las calles, pero los vecinos viven en alerta por los sucesivos incidentes de la pasada semana. El jueves ardió, por segunda vez en 24 horas, el edificio okupado situado en el número 28 de la calle de Asturias. Esta vez, la afectada fue la quinta planta, y el día previo, la tercera. En el número 14 de la calle de Diego Delicado, el miércoles de madrugada ardió un bajo okupado, el mismo día que una pelea con arma blanca estremeció al barrio. No fue la única, ya que el propio jueves se hizo viral un vídeo de un joven que golpeaba el portal de la calle de Asturias con una herramienta metálica, momentos antes de intentar herir con ese objeto a otro hombre.

“Lo que le tengo que decir a los vecinos es que tienen razón”, anunció la alcaldesa en su intervención del viernes, tras las numerosas quejas vecinales de los últimos meses. 

Los vecinos de Os Mallos piden reunirse con Inés Rey tras los últimos incidentes