El relleno del viaducto de la avenida de Arteixo avanza a marchas forzadas

Las obras continúan a buen ritmo mientras el tráfico se atasca | patricia g. fraga
|

Como era de esperar, las obras del viaducto de la avenida de Arteixo provocaron retenciones en la ronda de Nelle y la calle de Pla y Cancela, que se ha convertido en la nueva alternativa para salir de la ciudad ahora que la avenida de Arteixo está cortada al tráfico. Las retenciones ya se habían producido el lunes, pero ese día el corte se había producido a las diez de la mañana, precisamente para evitar la hora punta. Ayer ya no fue posible hacerlo. Fuentes de la Policía Local reconocen que el día de ayer fue complicado, pero esperan que la situación se normalice a lo largo de la semana, una vez los conductores hayan tomado nota de la nueva situación. 


14.453 vehículos

circulan de media a diario por la ronda de Nelle, una cifra que cayó un 33% en cinco años, según Movilidad



Mientras tanto, desde la sala de semáforos tratan de desatacar la ronda de Nelle cambiando el ciclo semafórico, pero esta medida afecta a los cruces aledaños, de ahí que no puedan hacerlo de manera ilimitada. “Es un cruce importante, y ya se sabía que iba a tener consecuencias, pero no hay otra manera que soportar las incomodidades si se quiere llevar a cabo la obra.

Se espera que la nueva rotonda que sustituirá al viaducto se abra a mediados de diciembre. Mientras tanto, el Ayuntamiento propone a los conductores como vías alternativas de salida la avenida de Finisterre, Juan Flórez, ronda de Outeiro, ronda Real Club Deportivo y desde la zona de Monte Alto, el túnel de La Marina y Alfonso Molina. En cuanto a la entrada, a estas vías se añade la de Salgado Torres. Sobre todo, se recomienda evitar en la medida de lo posible Falperra y Pla y Cancela, que son las más perjudicadas, porque se prioriza con los semáforos la ronda de Nelle.



Una “trinchera”


El concejal de Movilidad, Juan Díaz Villoslada, calificó de “trinchera” el viaducto, que entró en funcionamiento a finales de los 80, y consideró que la reforma, provocada por los problemas estructurales de las paredes, servirá para ofrecer un urbanismo más amable a toda la zona, desde la ronda de Nelle al Palacio de la Ópera.

De esta manera, La ronda de Nelle perderá su segundo viaducto después del de la avenida de Finisterre, algo posible gracias a la Tercera Ronda que redujo su tráfico en caso un 33% en cinco años, según la Concejalía de Movilidad. Cuando la AC-14, más conocida como la Tercera Ronda, se abrió al tráfico el 14 de marzo de 2015, comenzó el desplome del tráfico en la ronda de Nelle: en 2014 la Intensidad Media Diaria (IMD) era de 21.582 vehículos, pero a partir de entonces, cayó hasta llegar a los 14.453 en 2019. Un descenso similar se ha registrado en la ronda de Outeiro en los últimos años, pasando de 27.312 vehículos diarios en 2014 a 21.452 en 2019. 

El relleno del viaducto de la avenida de Arteixo avanza a marchas forzadas