La Xunta quiere dar "estabilidad" a la hostelería con el nuevo protocolo que aprobará el próximo comité clínico

|

La Xunta espera que el nuevo protocolo covid para la hostelería, que aprobará, previsiblemente, el comité clínico en la reunión de la próxima semana, sirva para dar "estabilidad" a los locales y que sus condiciones de atención estén desligadas de la situación sanitaria de cada ayuntamiento.


Se trata de algo que "no se pudo hacer" durante las distintas olas de la pandemia pero que es posible ahora que "todo empieza a mejorar" con el avance de la vacunación, tal y como ha explicado el vicepresidente primero del Gobierno gallego, Alfonso Rueda, en una entrevista concedida este domingo al circuito gallego de Radio Nacional y recogida por Europa Press.


El nuevo protocolo, que incluiría novedades como el uso de la barra de bar, busca que, "con independencia del estado sanitario de cada ayuntamiento", los hosteleros sepan que "cumpliendo una serie de condiciones" podrán tener "una estabilidad en la atención, en los aforos y, en definitiva, en todo su sistema de funcionamiento".


Esta sería la nueva hoja de ruta "salvo que hubiese un cambio muy brusco en las condiciones sanitarias" que obligaría a volver a revisar las pautas, ha puntualizado Rueda.


Preguntado sobre quién se encargaría de controlar las condiciones de apertura, el también conselleiro de Presidencia, Xustiza e Turismo ha apuntado en primer lugar a la responsabilidad de hosteleros y clientes, para seguidamente poner el foco en el sistema de inspección de la Xunta.


"Pediremos colaboración a los ayuntamientos, pero nosotros (la Administración autonómica) llevaremos el peso mayor", ha asegurado el vicepresidente.


CERTIFICADO COVID

En este contexto, Rueda ha vuelto a defender el "plus de seguridad" que daría el certificado covid a la hostelería, después de que su obligatoriedad decretada por la Xunta en municipios con alta incidencia fuese tumbada a mediados de agosto por el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG).


Más allá de insistir en que son los tribunales los que tienen "la última palabra" sobre la validez de esta medida, toda vez que la Administración autonómica ya ha recurrido la decisión del TSXG, Rueda ha afirmado que se solucionaría "si hubiese una legislación a nivel nacional". De hecho, ha aseverado que la obligatoriedad del certificado "se está implantando en el resto de Europa".


De ello se ha servido el vicepresidente gallego para criticar de nuevo que el Gobierno de España se pusiese "de perfil" en la gestión de la pandemia: "Dijo que cada uno hiciese la guerra por su cuenta y nos está pasando lo que está pasando".  

La Xunta quiere dar "estabilidad" a la hostelería con el nuevo protocolo que aprobará el próximo comité clínico