Un restaurante chino (pero de verdad): Fu, el negocio familiar de los Wei

El interior del restaurante Fu. Foto cedida.
|

Hace pocas semanas, en el mes de julio de este mismo año, abría sus puertas en la calle Torreiro el restaurante Fu. A simple vista podría parecer uno más de los numerosos locales chinos u orientales que proliferan en la ciudad, pero nada más lejos de la realidad. Aquí no encontrarás rollitos primavera, arroz tres delicias, pan chino ni otras cosas que se venden como típicas del país asiático y que en realidad no lo son. Porque este es un restaurante chino, pero chino de verdad.


La familia Wei es originaria de Heilongjiang, la provincia más al norte de China, haciendo frontera con Rusia. Posteriormente se trasladaron a Shandong, también al Norte. Y tras instalarse en A Coruña, han decidido traer la gastronomía del norte de China a la ciudad herculina. Es una carta basada en las verduras, la carne y el pescado, con sabores auténticos y un toque picante.




Padre, madre e hijo a los fogones, hija en sala de camarera. Así se han organizado los Wei para poner en marcha su restaurante. Wei Wei, la hija, explica su concepto gastronómico, basado en la sencillez: “No hacemos nada especial, sino que es comida sencilla, lo que hemos comido toda la vida en casa. Mis padres no tenían experiencia de trabajo en hostelería ni habían sido cocineros antes”, cuenta.


Su apuesta ha atraído desde la apertura a numerosos visitantes chinos –estudiantes desplazados a A Coruña, turistas– y otros clientes que visitan con frecuencia el país asiático y saben lo que es comer allí. Entre los platos que ya están triunfando se encuentran las gambas o el pollo picantes, las setas fritas y la lubina hervida con aceite.


Un restaurante chino (pero de verdad): Fu, el negocio familiar de los Wei