El Tribunal de Contratación paraliza la adjudicación del proyecto de ampliación del Chuac

Las obras de la fase cero del proyecto, que incluyen trabajos preliminares, ya comenzaron | patricia g. fraga
|

La redacción de la obra de ampliación del Chuac afronta un revés imprevisto al paralizar el Tribunal Administrativo de Contratación Pública de Galicia (Tacgal) su adjudicación una semana después de que la Xunta se la concediera a una UTE (Unión Temporal de Empresas) formada por Pinearq, Vázquez Muíño y Monteoliva. El Tacgl responde con esta medida cautelar a un recurso presentado por otra UTE cuya oferta se desestimó por considerar que el costo era muy bajo, que podía considerarse baja temeraria.

La UTE que ha presentado el recurso está constituida por Abalo Arquitectura e Ingeniería, Intecsa-Inarsa, Arcidic-International Design Consultants y presentaron el documento esta misma semana en el Tacgal. El contrato, de 6 millones de euros, engloba toda la documentación para las obras de ampliación, desde la tramitación urbanística hasta el control de vigilancia, pasando por el anteproyecto, el proyecto básico, de ejecución y la expropiación por tasación conjunta. Se ignora cuánto tiempo puede tardar el tribunal en fallar. Aunque es algo muy común en la administración pública que una empresa que no ha conseguido un concurso presente un recurso, en este caso es más problemático puesto que el Gobierno autonómico pretende financiar la obra con fondos europeos Next Generation, que tienen unos plazos de ejecución muy marcados.

Solo para la primera fase de los trabajos se prevé un plazo de 24 meses, incluyendo la tramitación ambiental y urbanística. También se procederá a la redacción de los proyectos de ejecución, actuaciones previas preparatorias, as obras de demolición comenzando, previsiblemente, pola demolición do hotel de pacientes, y se activarán las fases intermedias.

En la siguiente fase, con un período estimado de seis meses, se realizará el proceso de licitación de las obras principales, finalizándose las obras de demolición y ya también de alguna fase. En el último paso se ejecutarán y se rematarán las últimas obras de edificación, las últimas obras de urbanización y los últimos trabajos del viario y de los accesos.

Como la adjudicación se había realizado el día seis, y existe un plazo de quince días hábiles para formalizar el contrato, desde la Xunta señalan que todavía se hallan en plazo, y no se puede deducir que se haya producido demora alguna de momento. Falta por ver cuánto tardará el Tacgal en tomar esa decisión.


Baja temeraria


Conviene recordar que al concurso se presentó otra UTE; esta encabezada por el estudio Díaz y Díaz, cuya oferta también fue rechazada por el mismo motivo: baja temeraria, dado que ambas ofertas rechazadas reducían en torno a un 30% el presupuesto inicial planteado por la Xunta en la licitación. Existe el peligro de que cuando, se comienza una obra con un presupuesto reducido, se acabe el dinero antes de su conclusión, lo que obliga a a la Administración pública a invertir más fondos.

La Xunta no quería que algo así pueda ocurrir en el Nuevo Chuac, dado que es la mayor infraestructura sanitaria que se va a acometer en esta legislatura: se doblará la superficie construida, hasta los 225.000 metros cuadrados de superficie. Se incrementa un 108% de salas y puestos de urgencias, un 50% de consultas y puestos de observación de Urgencias, un 15% más de camas disponibles y un 50% de habitaciones individuales. Se habilitarán nuevas zonas de aparcamiento a disposición de los trabajadores y usuarios, 30.000 metros cuadrados y 2.600 plazas, ordenadas y seguras, de los cales se reservará el 3% para personas con discapacidad. 

El Tribunal de Contratación paraliza la adjudicación del proyecto de ampliación del Chuac