Los hosteleros gallegos, "muy enfadados" ante las restricciones sanitarias que entran en vigor el martes

Clientes en un local de hostelería/AEC
|

Los hosteleros gallegos dicen estar "muy enfadados", "el sentir general del gremio", ante las nuevas restricciones sanitarias que entrarán en vigor el próximo martes, como anunció este viernes a última hora de la noche la Consellería de Sanidade, y tras rechazar este mismo sábado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia la petición de la Xunta para avalar el certificado covid.


Ante esta situación, el martes la hostelería de los ayuntamientos que se encuentren nivel máximo tendrá que cerrar el interior de sus locales. Asimismo, los establecimientos de municipios de nivel alto contarían con un aforo del 30 por ciento en interiores sin certificado covid.


En el caso del ocio nocturno, el aforo dentro de los locales en los niveles medio y medio bajo (en los dos de más incidencia del virus los interiores de los pubs están cerrados) se modificarían del 50% con certificado al 30% sin certificado, y a la mitad en terrazas en el caso de nivel medio.


"Estamos muy enfadados y muy apenados, esto nos rompe y no soluciona nada", ha asegurado el presidente de la Federación de Hostelería de Pontevedra, César Ballesteros, a Europa Press.


Ballesteros considera "ineficaces e incoherentes" las medidas de la Xunta de Galicia, puesto que "no detendrán los contagios". "La gente que no pueda cenar en un restaurante de un municipio en nivel máximo, se irá al ayuntamiento de al lado, no se va a quedar en casa", ha aseverado, para tachar la situación a continuación de "desastre económico".


"Mazazo para el sector"

En los mismos términos se ha expresado el presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de A Coruña, Héctor Cañete, que ha coincidido con Ballesteros al decir que están "muy enfadados"; "ese es el sentir general", ha remarcado para Europa Press.


"Es un mazazo muy grande, nos cortan el trabajo del mes de agosto. Estábamos salvando la campaña de verano y ahora nos la han truncado", ha lamentado Cañete, que ha cargado contra "ciertos oportunistas" que presentan recursos "sin saber muy bien el objetivo" contra unas medidas "que habían sido consensuadas".


En este sentido, y respecto a la validez del certificado covid, Cañete ha comentado una encuesta realizada por la asociación este sábado entre los 1.200 hosteleros coruñeses para saber si preferían cerrar o seguir con el documento acreditativo y, según ha comentado, "de momento", el 91% de los que han respondido son partidarios del certificado.


El responsable de la asociación coruñesa también ha destacado la acogida positiva entre los clientes, "que estaban tranquilos y confiados con el certificado". "Hubo alguna protesta, pero eran una minoría; la gente lo asumía con normalidad", ha apuntado Cañete.


En este sentido, el presidente de los hosteleros de Lugo, Cheché Real, también comentaba a Europa Press hace unos días que el certificado aportaba "confianza y garantías" a los consumidores, y a los hosteleros, les permitía "seguir trabajando".


Lugo monumental

Por su parte, la asociación Lugo Monumental --que a principios de agosto había impugnado la validez del certificado covid ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia-- ha expresado su "preocupación" ante la decisión de la Xunta de reducir los aforos en hostelería de no conseguir el aval judicial para el certificado, como así ha sido finalmente.


En un comunicado, Lugo Monumental señala que el Ejecutivo autonómico "contradice" sus propias acciones, ya que en el pasado "con datos comparativamente peores que los actuales" no optaron por cerrar.


"Entendemos que no se está manteniendo una perspectiva global de la situación. No se pueden tomar medidas iguales en situaciones diferentes, y aunque no queremos minimizar la gravedad de la situación, tenemos que poner de manifiesto que los datos actuales son relativamente esperanzadores ya que, si bien es cierto que el nivel de contagios sigue siendo alto, la presión asistencial no tiene nada que ver", explica la asociación.


Respecto a las nuevas medidas que entrarán en vigor este próximo martes, la asociación defiende que "no tienen mucho sentido", y ha pedido además que "no se establezcan diferencias entre los locales por su licencia", sino utilizando "criterios objetivos" como horarios, superficies u otros elementos "con relevancia médica".


Nuevas propuestas

Así, la asociación ha propuesto sus propias medidas, que incluyen el 100% de ocupación en niveles bajos, un 75% en interior para el nivel medio, y un 50% en niveles alto y extremo --estos últimos sólo con personas sentadas--, además de las terrazas al 100% en todos los niveles.


El presidente de los hosteleros pontevedreses también ha defendido un nuevo criterio para los locales, que no se rija por el aforo y sí por la distancia entre comensales, "una medida con más lógica, puesto que por aforos, hay mesas separadas por ocho metros".


Pese a todo, Lugo Monumental reconoce que "una situación muy excepcional" sí sería razonable el cierre de los interiores, "pero tendría que ser un escenario en que exista una previsión bien fundamentada de alta presión hospitalaria inminente o cercana", acompañado además "las indemnizaciones y ayudas apropiadas".


La asociación ha concluido asegurando que "la hostelería es segura" y que, pese a que "los últimos datos oficiales arrojan que un bajísimo porcentaje, menor del 4%, de los contagios se produce en la hostelería", las principales medidas continúan encaminadas a "limitar" al sector, lo que tachan de "desproporcionado".


Reuniones ilegales

Insisten además, en culpar a las fiestas privadas y botellones como "principales focos"; un argumento defendido también por Ballesteros, que ha mostrado su indignación "al tener que ver las terrazas al 50% y justo al lado a chavales reunidos pasándose las cervezas". "Con todo, se sigue apuntando a la hostelería como responsable", ha lamentado.


El responsable de la asociación pontevedresa ha avanzado además que exploran emprender acciones judiciales. "Hemos sido muy respetuosos hasta ahora, conscientes de la situación y con miedo a que nos cerrasen si no aceptábamos, pero ahora que ha saltado todo por los aires, es una opción que estamos estudiando", ha confirmado Ballesteros, que ha subrayado la "incoherencia" de que otras comunidades autónomas, bajo los mismos criterios sanitarios, no hayan cerrado. "¿Por qué en unos sitios sí y en otros no?", se pregunta Ballesteros, que ha afirmado que no se puede legislar "a golpe de decreto".


Los coruñeses, por su parte, han descartado, por el momento, presentar ningún tipo de recurso. "No es el objetivo; lo es trabajar", ha recalcado Cañete que, con todo, ha recordado que ya han presentado dos reclamaciones patrimoniales por el Estado de alarma, una contra la Xunta y otra contra el Gobierno central.

Los hosteleros gallegos, "muy enfadados" ante las restricciones sanitarias que entran en vigor el martes