Las salas de conciertos alertan de la crítica situación que afrontarán

Pepe Doré, Tomi Legido, Xurxo Couto y Alberto Grandío, durante la presentación del estudio sobre las salas de conciertos
|

Las salas de conciertos llevan cerradas desde hace un año, lo que ha hecho que para sobrevivir sin ingresos hayan tenido que recurrir a los préstamos. Por este motivo, el secretario de la asociación de salas de conciertos Clubtura, Tomi Legido, ponía sobre la mesa la necesidad de ayudas, porque “agardamos que abran todas”, indicaba sobre la reapertura de salas cuando la situación lo permite, “a cuestión é saber canto”, indicando que muchas se podrían ver abocadas al cierre antes de finalizar el año si no se tiende la mano desde las administraciones.


Por eso ayer presentaban un informe, el “Estudo sobre salas de concertos na provincia da Coruña”, en el que ponen de relevancia la necesidad de entender las salas de música en directo como “espazos para a convivencia”, ya que no son solo potenciadores y complementarios a la oferta turística cultural (complementando los espectáculos de teatros como el Colón y el Rosalía, como explicaba Legido), sino que también cuentan con un fuerte elemento económico a su alrededor, al contemplar empleos de todo tipo (técnicos de sonido, control de acceso, personal de barra, además de todo el staff de la sala, como los programadores, etc) y al potenciar el consumo de hostelería y las estancias hoteleras, tanto con los artistas y bandas que vienen a actuar, como con el público.


Datos


Sobre la situación de estos espacios en la provincia, Legido ponía de relevancia que en torno al 80% de los municipios coruñeses no cuentan con salas de música en directo, además de que las nuevas licencias cuentan con muchas trabas. 


Esto hace que, según su estudio, en el año 2014 solo el 2,6% de los habitantes de municipios con menos de 10.000 habitantes reconocían ir a conciertos o actividades en directo.


No obstante, en el global de Galicia, el trabajo de dinamización cultural que realizan estas salas se traducen en 6.000 conciertos anuales, de los cuales el 80% pertenecen a recintos adheridos a Clubtura.


El diputado de Cultura, Xurxo Couto, que también participó en la presentación, destacaba que habrá que estudiar nuevas ayudas para “o ocio nocturno en xeral”, con el fin de evitar la posibilidad de cierres.



Salvar a las salas para que existan los festivales

El presidente de Clubtura, Alberto Grandío, recordaba ayer la grandeza que rodea a las salas de conciertos, al tiempo que recordaba que los artistas que participan en las grandes citas, como festivales, dan sus primeros bolos en estos espacios más pequeños. “Se as salas non existisen, no habería grandes festivais”, apelaba Grandío y añadía que “manter as salas e investir en cultura”.


Las salas de conciertos alertan de la crítica situación que afrontarán