La oposición forma un frente común para exigir la apertura del complejo de O Castrillón

La reunión tuvo lugar en el local de la asociación de vecinos de la calle de la Cerca | Pedro Puig
|


Fue una escena muy inusual la que se vivió ayer en el local de la asociación de vecinos O Castrillón-Urbanización Soto “IAR”, donde se reunieron representantes de todos los partidos de la oposición: PP, Marea Atlántica, BNG, y Unidas Podemos. Y lo que es más raro aún, todas las partes se pusieron de acuerdo de manera unánime en presionar al Gobierno local para conseguir tres objetivos: la apertura inmediata del complejo deportivo del barrio, su gestión pública, y una reunión con la alcaldesa, Inés Rey. 


El presidente de la asociación del barrio, Ramiro Otero, confesó al principio de la reunión lo que sentía: “A alcaldesa engaña a xente do barrio, dixo que no mes de abril estaría aberto”. El complejo deportivo es una antigua demanda de O Castrillón, cuyo cumplimiento lleva demorándose veinte años y que parecía que se vería materializada en este mandato pero los problemas sobre el sistema de gestión lo mantienen cerrado y sin equipamiento. 


Los vecinos quieren una gestión pública y, en principio, eso es lo que ocurrirá. Sería Emvsa, (Empresa Municipal Vivienda Servicios y Actividades) la que se haría cargo pero necesita una ampliación de capital para pagar el equipamiento y otros gastos (se estiman en 200.000 euros), puesto que los presupuestos de este año están prorrogados y no hubo oportunidad de modificar las partidas de Emvsa. 


La alcaldesa insiste en que las instalaciones se abrirán al público “a la mayor brevedad”


Pero además, la asociación teme que los planes a largo plazo del Gobierno local consistan en unificar las concesiones del complejo deportivo de San Diego con el de O Castrillón. Como el primero tendrá muchos más usuarios que el segundo, la empresa adjudicataria podría decidir volcarse en San Diego.


Además, tampoco están conformes con la interpretación de la alcaldesa de la viabilidad del complejo polideportivo por gestión privada, que insinuó que procedía del “ala neoliberal del PSOE” . Ahora se ha encargado un estudio que tardará un año.


En sintonía 


La sintonía en aquella sala era mucho mayor de la que se suele encontrar en un pleno municipal, y uno por uno, los diversos concejales rubricaron el análisis de los vecinos: Roberto Coira (PP), Iago Martínez y Claudia Delso (Marea Atlántica), Francisco Jorquera (BNG) e Isabel Faraldo (Unidas Podemos).


No se concretaron medidas. Es cierto que, todos juntos, consiguen mayoría en el hemiciclo municipal, pero el plazo para presentar los trámites para el próximo pleno expiraba ayer. Existen otros procedimientos, como una comparecencia conjunta o un pleno extraordinario. Jorquera recordó que “é difícil gobernar desde a oposición” y advirtió a los vecinos que el proceso será largo. 


En cuanto a Rey, ayer insistió en que “el complejo deportivo que este Gobierno ha sacado adelante será una realidad de este mandato y a la mayor brevedad será abierto al público una vez se termine la obra”. 

La oposición forma un frente común para exigir la apertura del complejo de O Castrillón