El espejismo de las encuestas

|


Las últimas encuestas coinciden en que el Partido Popular supera en expectativa de voto al PSOE. Está todavía caliente el espectacular triunfo conseguido en la CAM por Isabel Díaz Ayuso y cabe interpretar que el crecimiento en los sondeos del PP en el conjunto de España se debería al efecto sicológico de arrastre generado por una victoria en la que la implicación directa de Pedro Sánchez convirtió los comicios madrileños poco menos que en plebiscito.


Pablo Casado habla abiertamente de un cambio de ciclo y señala que la agenda del Gobierno le parece “estrafalaria”. Es lógica la euforia de los populares pero hay un hecho que enfría las expectativas con las que sueñan: no hay elecciones en el horizonte. Sí tras el éxito de Salvador Illa en Cataluña - a la postre insuficiente a efectos prácticos- Pedro Sánchez pensó en algún momento anticipar las elecciones ,a raíz del hundimiento del PSOE en Madrid, desde La Moncloa se han apresurado a decir que quedan treinta y dos meses de legislatura. Finales de 2023.


Un plazo de tiempo muy largo en el que pueden acontecer muchas cosas. Entre otras que el Gobierno insista en atribuirse la campaña de vacunación como logro propio omitiendo el hecho de que las vacunas las suministra la Unión Europea y las administran las diferentes comunidades autónomas. 


Vistos los antecedentes nadie duda de que intentará hacer algo parecido con los fondos de recuperación (72.000 millones de euros en subvenciones del Programa Next Generation EU) procedentes, también, de Bruselas.


Pedro Sánchez es un político que se caracteriza por su falta de escrúpulos y echará mano de los recursos del Estado (como viene haciendo con el CIS) para intentar revertir los pronósticos de sondeos que realizan los institutos independientes. Cuenta con el mayor aparato de propaganda que hemos conocido hasta la fecha y son notables las complicidades mediáticas con las que cuenta. Y en política dos años y medio son una eternidad.


Las encuestas contribuyen a crear expectativas políticas. Pero no son la realidad. La oposición hará bien en seguir trabajando y no dejarse deslumbrar por el espejismo de las encuestas.


El espejismo de las encuestas