El gran consumo alerta de que los peajes en autovías elevaría los costes del transporte entre un 9% y un 13%

Advierte de que este coste se trasladaría a todos los eslabones, llegando a los productos, lastrando la competitividad de las empresas
|

La Asociación de Empresas de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc), que agrupa a más de 30.000 compañías de gran consumo, ha alertado de que implantar el pago por uso de la red de carreteras en España, incorporada por el Gobierno como medida en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia remitido a Bruselas, afectaría "negativamente" tanto al tejido empresarial español como al consumo y que lastrará la competitividad de las empresas.


En concreto, la patronal ha señalado que la consecuencia directa sería un mayor coste del transporte por carretera que se trasladaría, de eslabón a eslabón, a lo largo de la cadena a los cargadores, a los productos y, en última instancia, a los consumidores.


El 50% de los kilómetros de carreteras en España corresponden a vías de alta capacidad por las que circula el 70% del tráfico de transporte de mercancías. Esto supondría un aumento de costes del transporte de entre un 13% y un 9% en función de la tasa aplicada a los vehículos pesados, entre 19 céntimos/kilómetros -que es la tasa actual media de las autopistas de peaje- o de 14 céntimos/kilómetros, que es la propuesta de algunas fuentes.


Este coste se trasladaría a las empresas cargadoras y en última instancia a productos, y supondrá una pérdida de competitividad de entre 1.400 y 1.900 millones de euros al año en los productos de consumo.


Además, esta medida no solo afectaría al consumo interno, sino que considera que también "debilitaría de manera importante" las exportaciones españolas, ya que España es un país periférico y que quienes mayoritariamente utilizan estas infraestructuras son las propias empresas españolas, no las que están en tránsito. Actualmente el 47% en valor de las mercancías exportadas por España se realiza por carretera.

Aecoc reitera que el pago por uso en las vías de alta capacidad supondría una pérdida de competitividad para las propias empresas que tienen como foco la exportación, ya que vería cómo el aumento del precio del transporte hace que se encarezcan sus productos frente al de otros competidores.


Por ejemplo, los exportadores murcianos tendrían un coste adicional entre 100 y 140 euros por viaje de ida, y lo mismo de vuelta y los de Palos de la Frontera de entre 150 y 200 euros.


PIDE MEDIDAS PACTADAS Y CONSENSUADAS
Por tanto, el pago por uso de las carreteras sería un nuevo impuesto a las mercancías, ya que no existe una alternativa. La patronal del gran consumo asegura que el ferrocarril no es una alternativa real, teniendo en cuenta que el viaje medio de un transporte en España es de 150 kilómetros y que el transporte por ferrocarril solo puede rentabilizarse en largas distancias.


El gran consumo también señala que el pago por uso de las autovías tendrá también un "impacto negativo" en la siniestralidad por el traspaso del tráfico pesado a las vías secundarias, una vuelta atrás a la mejora de las cifras.


Por ello, en un momento de clara necesidad de recuperación de la economía, Aecoc considera que debe "evitarse cualquier medida que lastre la competitividad de las empresas", por lo que el transporte de mercancías debería quedar eximido de un posible tributo por el uso de las autovías.


El sector precisa de "medidas consensuadas y pactadas" entre administraciones, cargadores y transportistas para poder ofrecer a la economía y sociedad un transporte de "calidad, eficiente y altamente competitivo".


El gran consumo alerta de que los peajes en autovías elevaría los costes del transporte entre un 9% y un 13%