La primera semana clave del puerto finaliza con bloqueos y acusaciones

Vista nocturna del muelle de San Diego | Pedro puig
|

Tras algo más e tres lustros en una suerte de limbo, el futuro de los terrenos portuarios interiores de A Coruña regresaba al primer plano esta pasada semana, con la celebración de la primera comisión técnica entre las administraciones, nacida de la cumbre del pasado mes de febrero. No obstante, la histórica reunión de la semana pasada acabó en una situación que no mejora a la precedente, al rematar con cruces de acusaciones y supuestos bloqueos al desarrollo de los muelles.


Sobre la mesa de la reunión del miércoles existía una única propuesta: la inversión planteada por la Xunta de Galicia para los muelles de Batería y Calvo Sotelo, superior a los 20 millones de euros, que derivaría en una adquisición de la titularidad del 51% por parte de la administración autonómica.


La inversión para Batería y Calvo Sotelo y la titularidad conjunta se topó con la negativa municipal


Este fue el primer punto de las discordancias, ya que la propuesta se topó con un “no” tajante del Gobierno municipal. La alcaldesa dejaba clara su postura en una rueda de prensa, celebrada de manera paralela a la comisión, cuando apuntaba que “o porto é dos coruñeses e o seguirá sendo mentres eu sexa alcaldesa”.

Esta postura fue tachada de bloqueo por parte del Ejecutivo gallego, que cuestionaba si el Ayuntamiento estaba rechazando los 20 millones de inversión. “É a primeira vez que un alcalde rexeita inversións de máis de 20 millóns de euros da Xunta de Galicia para mellorar a súa cidade”, comentaba el pasado jueves la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez.


Su homólogo, en el nivel municipal, Juan Díaz Villosalda, respondía, durante el pleno del jueves, que no se deberían cambiar inversiones por titularidades públicas y ponía como ejemplo la inversión del Ayuntamiento en el Nuevo Chuac, tras la cual, “o Concello non pretende quedar coa xestión da sanidade”.


Tanto desde la Xunta, como desde la Autoridad Portuaria, mostraban su “decepción” por el rechazo a la propuesta y, al mismo tiempo, criticaban que no se presentasen alternativas municipales.


Vivienda pública

Al respecto del muelle de San Diego, donde se estudian posibles edificaciones, ambas administraciones ponían el foco en el mismo punto: la necesidad de vivienda pública.


Tanto la regidora herculina como la titular de Infraestruras apuntaban a la voluntad sobre este tipo de políticas de ambos gobiernos, recalcando la segunda a este respecto que no entendía las polémicas suscitadas. 

La primera semana clave del puerto finaliza con bloqueos y acusaciones