Una grúa de grandes dimensiones trabaja en la sede de la Fundación Amancio Ortega

La grúa durante los trabajos de ayer en el Obelisco | Pedro puig
|

La jornada matinal de ayer dejaba una llamativa estampa en el entorno del Obelisco, donde una grúa de grandes dimensiones trabajaba en el antiguo edificio del Banco Hispano, que ejercerá como sede de la Fundación Amancio Ortega.


Los viandantes que transcurrían por la zona se sorprendían al ver el gran tamaño de la maquinaria, que sobrepasaba incluso la altura de los edificios colindantes.


La grúa estuvo descargando material en el edificio, que sufrirá una profunda reforma antes de albergar la sede de la Fundación, tal y como anunció la Junta de Gobierno local el pasado mes de septiembre, al aprobar los proyectos para la obra. Es la empresa Pontegadea la encargada de reformar el número 4 del Cantón Grande.


Acotado

No solo llamaba la atención el gran tamaño de la grúa, sino el espacio que tuvo que ocupar, que obligó incluso a acotar una parte importante del Cantón Grande con vallado.


Junto a la grúa se dispusieron varios camiones con el material a descargar para la ejecución de parte de la obra que transformará el interior del edificio.


La licencia para la adaptación de este espacio con el fin de albergar la sede de la fundación fue otorgada en sesión de la Junta de Gobierno local en septiembre del pasado año, en concreto en la reunión que se celebró el día 2, en la que además de este trámite, se aprobaron otras propuestas de obras y servicios que supusieron cerca de 20 millones de euros de inversión en la ciudad. 

Una grúa de grandes dimensiones trabaja en la sede de la Fundación Amancio Ortega