El Gobierno ya está tardando en rectificar

Dos personas toman el sol con mascarilla | aec
|

Los señores del Gobierno quieren acabar con nosotros. ¿Qué es eso de llevar mascarilla en la playa? Toda la vida poniéndonos conchitas en los ojos cuando tomábamos el sol para que ni la marca de las gafas nos quedase –a los que quieren presumir de que han ido a esquiar les encantará lucir ese antifaz, pero de estético no tiene nada– y ahora pretenden que nos tapemos media cara. Que luego nos vamos a mirar en el espejo y va a parecer que estamos en degradé. Eso le quita el ánimo a cualquiera. Normal que la España costera no haya tardado ni medio día en decir que de ninguna manera va a obligar a los usuarios de sus playas a cubrirse. Ya se encargarán de que se cumpla la distancia de seguridad. Cualquier cosa antes que perder turismo, por otra parte. Y el Gobierno, siempre dispuesto a rectificar –no se sabe a partir de número deja de ser cosa de sabios–, anuncia una reunión con las comunidades para aclarar las condiciones de la obligatoriedad de la mascarilla al aire libre. Pues cuanto antes, mejor, que viene buen tiempo.

El Gobierno ya está tardando en rectificar