Comer en Zalaeta: Pracer

Imagen del local, Pracer | GIMENA BERENGUER, LORENZO Lorenzo FILMMAKER
|

En el corazón de Zalaeta se encuentra una de las joyas gastronómicas de la ciudad que, sin duda, más ha trabajado durante la pandemia. Da igual si eres de A Coruña o vienes por motivos de trabajo, que seguramente hayas llegado a Pracer seducido por sus buenas críticas o el olor que desprende la brasa sobre las que se asan los pescados que cada día adquieren en el Puerto Moncho Bargo y Javi Freijero, los creadores de este local que respira Atlántico.


En la vieja normalidad, entrar en Pracer era un deleite generalizado, en el que no solo el sentido del gusto se ponía a prueba sino también el del tacto, el de la vista, el del oído y, por supuesto, el del olfato. La experiencia en barra permitía interactuar con los cocineros que introducían al cliente en la historia que, cada día y entre fogones, contaban a sus comensales. Ellos lo definen como “concepto gamberrete” en el que la creatividad y la materia prima se funden en un acabado final que hace de Pracer una experiencia gastronómica única.


Gimena Berenguer




En esta normalidad, marcada por las restricciones y los cierres de la hostelería, Pracer se ha convertido en un referente en la ciudad en el servicio delivery. Cuentan Moncho y Javi que la clave del éxito fue darse cuenta de las oportunidades que ofrecía, ya en el confinamiento, el envío a domicilio y se pusieron a trabajar en una carta que representase la explosión de sabores tan de Pracer y que pudiera llegar en perfectas condiciones a los domicilios. El éxito no se hizo esperar y el restaurante de Zalaeta se ha convertido en uno de los más famosos de A Coruña. “Sobrevivir sin la barra ha sido muy duro. La recuperamos en verano, pero ahora ya llevamos seis meses sin ella. Nuestro concepto es la barra, ahora va más el cocinero a la mesa a explicar cada plato es más difícil interactuar así”, explica Moncho Bargo que sabe, que llegar al final de la pandemia en estas circunstancias será heroico.


Xarda marinada con escabeche de tomate I Raul Lorenzo Filmmaker



Los platos de Pracer tienen club de fans y es que es difícil resistirse a las croquetas de chilly krab, aunque, cuenta Moncho, que las de centolla “son las señoras de la casa”. El brioche de guiso de rabo de vaca entró también en la lista de los bestseller de Pracer. Hoy en día, cualquiera de las burguers, las costillas, el boniato a la brasa, así como todo el producto de mar se encuentran entre los platos más vendidos. ”Sale mucho el pescado a la brasa o marinado y trabajamos mucho los fuera de carta los fines de semana. Integramos nuevos platos dependiendo del producto fresco que haya en el mercado”, añade Moncho.


En cuanto al postre, el Chocopasión -dos cremas de chocolate con dados de brownie y cascarilla de cacao y anacardo- es el favorito del público porque pocos pueden resistirse a cerrar con dulce un festín en Pracer. Junto a la tarta de queso azul y la de calabaza bañada en chocolate caliente con sal son los tres postres que se ofrecen en el servicio delivery. La inspiración llega a las mentes privilegiadas de Moncho y Javi en el día a día. Siguen intuición y tendencias a partes iguales y, sobre todo, el producto de temporada que es la mejor garantía de la calidad y la constante evolución de la carta de Pracer.

Comer en Zalaeta: Pracer