Medio millón de personas

|

Las entidades que trabajan en el campo de la ayuda social han tenido que redoblar esfuerzos, ayudas, apoyos ,atenciones y dotaciones económicas, a las personas que a lo largo de estos doce últimos meses lo han estado pasando tan mal , y lo siguen pasando, por culpa de la pandemia sanitaria originada por la COVID 19.


Ha sido un largo año desde que se puso en marcha el estado de alarma y el confinamiento, aumentando las prestaciones a miles de personas que se quedaban sin recursos económicos para hacer frente a las necesidades básicas de subsistencia .Se generó, de manera muy alarmante, la desprotección de las familias más vulnerables, que fueron agravándose a causa del confinamiento y la ausencia de ingresos.


En estos meses de incertidumbre para muchas personas en situación de gran precariedad, Cáritas ha permanecido abierta de manera permanente y respondiendo a estos vacíos de las políticas públicas y aportando apoyo, escucha, cercanía prestaciones económicas a esas 500.000 personas que han llamado por primera vez a las puertas de la institución o volvieron después de mucho tiempo sin necesitarlo. La entidad de Iglesia realizó un amplio trabajo a través de un abanico de recursos que fueron desde la respuesta a derechos fundamentales, como el acceso a una vivienda digna y a sus suministros domésticos, o garantizando una alimentación sana y equilibrada dentro de un modelo de ayuda dignificada

Un dato alarmante en todo este proceso es que 825.000 personas acompañadas durante este tiempo están en situación de pobreza severa, es decir que tienen ingresos inferiores a 370 euros al mes para un hogar unipersonal o 776 euros para uno formado por dos adultos y dos niños.


Tremendo si nos detenemos a pensar en las consecuencias y las enormes dificultades que están teniendo que soportar muchas familias en nuestro país. Unos datos que se acrecientan en lo relativo a Galicia.

Realidades demoledoras y aterradoras que se han visto un tanto atenuadas gracias al conjunto de la sociedad qué con sus acciones y apoyos, humanos y económicos, puestos en las manos de las entidades de ayuda social, como Cáritas, se pudo atender a más de medio millón de personas que solicitaron ayuda y llamaron por primera vez en la puerta de la institución. 

Medio millón de personas