ERC y CUP abordan posibles cambios en el modelo policial de Cataluña

Antidisturbios de los Mossos durante las protestas en Barcelona | EP
|

ERC y la CUP han celebrado este viernes una nueva reunión para avanzar en las negociaciones para un acuerdo de investidura y han perfilado posibles cambios en el modelo de los Mossos d'Esquadra, con propuestas como una moratoria en el uso de las balas de foam y la participación de la BRIMO en los desahucios.


Tras la reunión, ERC ha explicado en un comunicado que ambos equipos negociadores han profundizado en "propuestas a corto y a medio plazo para transformar el modelo de orden público catalán", si bien la conselleria de Interior en estos momentos está en manos de Miquel Sàmper, de JxCat, que no ha participado en el encuentro.


La reunión, ha señalado ERC, se ha centrado en cuatro ámbitos vinculados a la "transformación" del modelo policial catalán: el uso de proyectiles de foam, el papel de la Generalitat en las acusaciones particulares contra manifestantes, la aplicación del reglamento de los Mossos ante "posibles malas praxis" y la participación de agentes antidisturbios en los desahucios.


Los negociadores, según ERC, han asumido el compromiso de "trabajar en propuestas concretas a corto plazo y en reformas y replanteamientos del modelo más a medio plazo".


Por su parte, la CUP, en otro comunicado, ha destacado que se ha puesto sobre la mesa una "moratoria de las balas de foam y de la participación de la BRIMO en los desahucios", unos compromisos con los que según la formación anticapitalista "se pueden generar las condiciones para entrar en una negociación" sobre la investidura.


Para la CUP, es "condición previa e inmediata a cualquier tipo de negociación" detener las "hemorragias que ha habido en la acción política" de JxCat y ERC durante la pasada legislatura y que "vulneran el derecho a la vivienda y el derecho a la protesta".


Por ello, la CUP ha valorado "positivamente que ERC se avenga a trabajar" en estos ámbitos, que considera imprescindibles "antes de sentarse a hablar de nada más" con ERC y JxCat: "Estaremos atentos a que los compromisos alcanzados sean una realidad a corto plazo".


Para ir concretando reformas estructurales en el ámbito del orden público y la vivienda, ERC y la CUP crearán un equipo jurídico con representantes de ambas formaciones, que se reunirá en los próximos días.


En paralelo, la número tres de la CUP por Barcelona en las elecciones del 14F, Eulàlia Reguant, ha dicho en declaraciones a TV3 que su formación se ha "ofrecido" a presidir el Parlament para "plantar cara al fascismo" y garantizar que la cámara pueda debatir sin verse condicionada por el Tribunal Constitucional.


De hecho, el Consejo Político de la CUP debatirá mañana sábado las condiciones a plantear en las negociaciones con ERC y JxCat de cara a la investidura del próximo presidente de la Generalitat y la formación del nuevo Govern.


Por su parte, el candidato del PSC a la Generalitat, Salvador Illa, ha afirmado que una coalición entre ERC y JxCat con el apoyo de la CUP sería repetir una fórmula ya "fracasada" y ha apostado por gobernar con los comunes, si bien ha puesto en valor los tripartitos que lideraron Pasqual Maragall y José Montilla y que, según ha dicho, "algunos echamos de menos".


En declaraciones a SER Catalunya, Illa no ha dado por hecho que las fuerzas independentistas serán capaces de alcanzar un acuerdo y ha insistido en postularse para la investidura, para la que sigue buscando apoyos, tras haber encabezado la candidatura más votada en las elecciones del 14F, empatada a 33 escaños con ERC.


Mientras tanto, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha pedido "frenar el desamparo que sufren los Mossos en Cataluña" y ha hecho hincapié en que hay que "perseguir a los violentos y no a todo un cuerpo policial". 

ERC y CUP abordan posibles cambios en el modelo policial de Cataluña