Galicia abre de forma gradual la hostelería y los cierres perimetrales

El presidente, Núñez Feijóo | efe
|

Los gallegos recuperarán a partir de este viernes parcialmente su movilidad y la hostelería retomará su actividad de forma graduada en todos los municipios de la comunidad excepto en 17, aquellos en los que la situación epidemiológica es peor y que mantendrán las medidas activas hasta ahora en todas las localidades.


Así lo anunció el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en la rueda de prensa posterior a la reunión del comité clínico que evaluó la situación epidemiológica de la comunidad y propuso las medidas a tomar para una “desescalada gradual y medida”.


Los expertos establecieron que Galicia recupere la movilidad, las reuniones y la actividad de la hostelería en función de tres niveles de gravedad de la situación epidemiológica: la más restrictiva para municipios con más de 500 casos a catorce días por cada 100.000 habitantes, una intermedia para aquellos que tengan entre 250 y 500 casos, y la más laxa para los que estén por debajo de los 250 casos por 100.000 habitantes.


Adicionalmente, a estos criterios se le suma la presión hospitalaria y, en particular, la ocupación de camas UCI, de suerte que las áreas con mayor presión también tendrán restricciones adicionales.


En conjunto, y con datos de ayer, indicó Núñez Feijóo, las restricciones más severas afectarán al 2,6% de la población, mientras que el 43% vive en alguno de los 107 municipios con restricciones intermedias y el 54% en los 189 en mejor situación.


Los tres principales parámetros de esta desescalada -reuniones, hostelería y movilidad- explicó el presidente, no serán “homogéneos” en todo el territorio, si no que estarán modulados en función de la situación de cada área, unos parámetros que permanecerán para futuras reuniones del comité.


Nuevas restricciones

En un primer nivel, el más restrictivo, están los ayuntamientos que superan los 500 casos por 100.000 habitantes, 17 en estos momentos, donde seguirán rigiendo las actuales normas: cierre de hostelería al público, prohibidas reuniones de no convivientes y cierre perimetral municipal salvo causa justificada.

En esta ocasión, precisó el presidente, esta situación afecta a los ayuntamientos de Aranga, Cabanas, Carballo, Catoira, Corcubión, O Corgo, Gomesende, A Gudiña, Guitiriz, Larouco, Malpica de Bergantiños, Moeche, A Peroxa, Ponteceso, A Pontenova, Toques y Xunqueira de Espadanedo.


En el segundo nivel estarán los municipios en los que la incidencia se sitúa entre los 250 y los 500 casos por 100.000 habitantes, donde se permitirán reuniones de hasta cuatro personas no convivientes y la hostelería podrá abrir sus terrazas hasta una ocupación máxima del 50% hasta las 18.00 horas.


Finalmente, un tercer nivel lo establecen aquellos municipios con una incidencia por debajo de los 250 casos por 100.000 habitantes fuera de las áreas cerradas, que con datos de este lunes son 189 ayuntamientos de las zonas sanitarias de Lugo, Ourense, Santiago y Vigo en las que se podrán reunir hasta cuatro personas no convivientes y los bares y restaurantes abrirán al 30% en interiores y al 50% en exteriores hasta las 18,00 horas.


Revisión de las medidas

Estas medidas, que entrarán en vigor el viernes, se revisarán semanalmente y los niveles de seguridad establecidos regirán de forma uniforme.


Con ello, el presidente gallego recordó que cualquier municipio que supere los 500 casos por 100.000 habitantes a catorce días entrará en máximas restricciones, al igual que en los otros niveles, tanto en caso de que mejoren como si empeoran.


En otro orden de cosas, Feijóo, reconoció que “no puede prometer” que Galicia estará “en la normalidad dentro de tres meses” porque, admitió, no lo cree, y de hecho avisó de que el puente de San José (el 19 de marzo es festivo en Galicia) y la Semana Santa “no serán como nos gustaría”. En todo caso, advirtió de que la posibilidad de que haya más restricciones y una vuelta atrás en la desescalada dependerá del comportamiento individual, que puede evitar que los datos de incidencia vuelvan a empeorar.


Feijóo volvió a apelar a la “prudencia” y recordó que en mayo esperan tener vacunados a los mayores de 80 años. En todo caso, señaló que “eso no tiene por qué” significar que “bajen los contagios” y previno frente a un aumento en personas jóvenes y de mediana edad.


El presidente de la Xunta Feijóo se mostró comprensivo con la “fatiga pandémica” y señaló que “todos estamos cansados” de no poder ver a los familiares y amigos y no poder abrazarlos.

Galicia abre de forma gradual la hostelería y los cierres perimetrales