mundo

Brasil supera a India y es el segundo país con más casos de Covid en el mundo

Brasil, actual epicentro global de la pandemia del Covid, superó a India en número de contagios y asumió como el segundo país con más casos de la enfermedad en el mundo, superado tan sólo por Estados Unidos.El gigante latinoamericano, que también es el segundo en número de muertes por coronavirus en el mundo igualmente después de Estados Unidos, registró el viernes 85.663 nuevos contagios, el segundo mayor número de casos diarios desde el inicio de la pandemia, con lo que acumuló 11.363.380 infectados.Con ese número Brasil ya había superado a India en número de contagiados hasta el viernes, ya que el país asiático contabilizaba entonces 11.308.846 casos, pero el Gobierno indio ya divulgó su total de nuevos casos este sábado (24.882), con lo que su acumulado hasta hoy (11.333.728) también se ubicó por debajo del brasileño.De acuerdo con las estadísticas de la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos permanece como el primer país en número de contagios de covid en el mundo, con 29,35 millones de casos, seguido ahora por Brasil (11,36 millones), India (11,33 millones), Rusia (4,33 millones), Reino Unido (4,26 millones), Francia (4,07 millones) y España (3,18 millones).Con la pandemia fuera de control en Brasil y estabilizándose en India, la tendencia es que la diferencia entre la nación sudamericana y la asiática en número de casos siga aumentando en los próximos días.Ello debido a que el promedio de casos en la última semana en Brasil llegó el jueves a un nivel récord, 70.593 diarios, con un salto del 55,25 % frente a la media semanal medida hace un mes (45.470 contagios diarios el 12 de febrero).Brasil ocupó por varias semanas el segundo lugar en número de contagios en el mundo, pero fue superado por India en septiembre pasado, cuando ese país sufrió un recrudecimiento de la pandemia.En cuanto al número de muertes, las cifras en Brasil también deben seguir creciendo en los próximos días, según la actual curva de letalidad de la pandemia en el país.El país registró el viernes 2.216 nuevas muertes por la enfermedad, con lo que encadenó tres días seguidos con más de 2.200 víctimas diarias y acumuló 275.105 fallecimientos desde el inicio de la crisis sanitaria.El del viernes fue el tercer mayor número de óbitos por coronavirus en un día en Brasil desde el inicio de la pandemia, tras los 2.286 registrados el miércoles y los 2.233 del jueves, con lo que el promedio de muertes en la última semana llegó hasta el récord de 1.762 diarias.El promedio de muertes en Brasil en la última semana fue en un 65,47% superior a la media de hace un mes (1.065 víctimas diarias el 12 de febrero), lo que confirma que la pandemia se sigue agravando en Brasil mientras que tiende a estabilizarse en gran parte del mundo.De acuerdo con las estadísticas de la Universidad Johns Hopkins, la lista de países con más muertes por covid también las encabezan Estados Unidos (532.593) y Brasil (275.105), seguidos por México (193.851), India (158.446), Reino Unido (125.580) e Italia (101.564).Los elevados promedios en los últimos días confirman que Brasil sufre actualmente una nueva ola de la pandemia, más virulenta y letal, en parte provocada por la circulación de nuevas cepas del virus, entre las cuales la variante brasileña que tuvo origen en la Amazonía y que, según investigadores, es tres veces más contagiosa que la original.Brasil, con sus 210 millones de habitantes, cuenta con poco menos del 3% de la población mundial, pero acumula el 10,4 % de los muertos por coronavirus en todo el mundo y el 9,5% del total de contagiados.El porcentaje de brasileños contagiados sube hasta el 15% del total en el mundo si tan sólo se tienen en cuanta los datos de las dos últimas semanas, según un informe divulgado el viernes por la organización Médicos Sin Frontera (MSF). 

Eslovaquia, el país del mundo con más muertes por Covid

La presencia dominante de la mutación británica del coronavirus, un sistema ineficaz de rastreo de contagios y un tardío confinamiento nacional han hecho que Eslovaquia, socio de la Unión Europea (UE), encabece actualmente el ránking mundial de fallecimientos por Covid-19, con más de 16 muertos diarios por millón de habitantes en los últimos siete días.El país centroeuropeo de 5,4 millones de habitantes afrontó prácticamente indemne la primera oleada de la pandemia hace un año, con un saldo de apenas 28 muertes atribuidas al virus entre marzo y septiembre pasado, pero desde entonces la cifra de fallecimientos se ha disparado hasta 6.350.Según el portal "Our World in Data", vinculado a la Universidad británica de Oxford, Eslovaquia registraba este viernes una media de 16,1 muertos por millón de habitantes en siete días, la tasa más alta de mortandad por el SARS-CoV-2 en el mundo, por delante de Portugal (13,4) y la República Checa (11).CEPA BRITÁNICA MUY PRESENTELa cepa británica B.1.1.7 fue detectada por primera vez durante las fiestas navideñas en la parte este del país y desde entonces no ha hecho más que ganar terreno de forma exponencial, hasta convertirse en el principal foco de contagio y muerte por coronavirus."Al final del año (2020), la variante B.1.1.7 fue importada en varias regiones eslovacas, y en pocas semanas reemplazó completamente las otras variantes", asegura a Efe Jozef Nosek, el bioquímico que hizo en Bratislava la secuencia del genoma de la variante británica.En medio de una situación desconocida y con unas restricciones gubernamentales para frenar la pandemia, en vigor desde las fiestas navideñas, y que no surten efecto, el primer ministro, Igor Matovic, alertó a principios de febrero sobre la presencia de la cepa británica en el 71 % de los contagios.Se confirmaba así la tendencia observada en enero, lo que llevó al primer ministro a augurar esta semana que "la proporción de la mutación británica ha crecido hasta niveles que harán muy difícil tener la situación bajo control, y costarán muchas vidas".SISTEMA DE RASTREO INEFICAZAdemás de la mutación británica, los expertos achacan la actual situación a "un sistema de rastreo de contagios ineficaz", destaca Nosek.Eslovaquia fue pionera en los test masivos de la población en otoño pasado, pero nunca consiguió aislar todos los focos de contagio ante la falta de un sistema eficaz de rastreo.Al final, el país acabó optando, poco antes de la Navidad, por un nuevo confinamiento general, aunque éste "llegó tarde y con muchos agujeros", sentencia el experto eslovaco.Según Nosek, en la primera ola hubo cuarentena obligatoria para los que llegaban del extranjero y esto contribuyó a la baja incidencia de contagios.Sin embargo, "estas restricciones se eliminaron demasiado pronto, lo que resultó en una importación mayor del virus, sobre todo de las variantes más infecciosas, lo que estuvo seguido por un contagio comunitario extensivo".MIEDO A MUTACIÓN SUDAFRICANAPara evitar riesgos similares con la mutación sudafricana (B.1.351), presente ya en algunas regiones de la vecina Austria, el país ha establecido una cuarentena obligada de 14 días, aunque tras transcurrir ocho el interesado podrá hacerse un test PCR y, si el resultado es negativo, abandonar el aislamiento.La situación hospitalaria, con 3.626 personas internadas -323 de ellas en estado grave-, está al límite de su capacidad en las dos principales ciudades del país: la capital Bratislava y Kosice, así como en muchos hospitales de capital de provincia.Con un personal sanitario desbordado, el Gobierno eslovaco decidió esta semana activar el mecanismo de colaboración mutua de la UE para situaciones de emergencia.Bratislava ha pedido a la UE el envío de 10 médicos y 25 enfermeros, que prestarán sus servicios en diversos departamentos de anestesia y medicina intensiva o en unidades de cuidados intensivos.Eslovaquia ha vacunado hasta ahora al 4,6 % de toda su población con al menos una dosis, según datos oficiales.El Gobierno anunció anoche (viernes) la compra de 2 millones de dosis adicionales de la rusa Sputnik V para ampliar su oferta de vacunas, aparte de los tres fármacos (BioNtech/Pfizer, Moderna y AstraZeneca) que ha adquirido ya en el marco de la compra comunitaria y que están llegando al país con algunos retrasos.El medicamento ruso, que dentro de la UE se administra por ahora solo en la vecina Hungría gracias a una licencia nacional, tiene previsto llegar a Eslovaquia en junio, según anunció el propio primer ministro Matovic, quien impuso esta compra en contra de algunas resistencias en su propio gabinete.