Carmen Tomás

No nos merecemos un gobierno que nos mienta

Sin embargo, el descenso es prácticamente cuatro veces inferior al que se anotó junio del año pasado y asistimos otro mes más al maquillaje de los datos del total de desempleados, que se sitúa realmente en casi 3,4 millones, ya que hay que tener en cuenta los otros no ocupados, con disposición limitada y en ERTE.Tampoco son para lanzar las campanas al vuelo los datos de contratación indefinida puesto que sólo 2 de cada 5 han sido a tiempo completo.Lo mires por donde lo mires, por días, por quincenas o el conjunto del mes, el mercado laboral muestra una debilidad preocupante que acompaña a las peores previsiones de crecimiento de la economía que ya apuntan organismos como la AIReF o el Banco de España.

El INE, otra pieza cobrada

El consumo de los hogares, pieza fundamental del ritmo de la economía, cayó estrepitosamente en el primer trimestre y posiblemente lo haga también en este segundo poniendo muy complicado que se llegue a un aumento del PIB para todo el año del 4%-4,3% como han previsto el Gobierno y otros organismos o servicios de estudios. La dimisión de Rodríguez Poo le honra y al hacerlo demuestra que el plan del Gobierno era cesarle y nombrar a alguien que se pliegue a su realidad paralela y engañosa. 

Sánchez, el Correcaminos de la Warner

Tomar medidas cosméticas, populistas, de gasto incontrolado, cuando estamos bajo la lupa del BCE y de la UE. En los próximos días habrá que abordar las reformas más escabrosas comprometidas para la recepción de más fondos europeos, como pensiones y autónomos, y sabremos si la recompra de deuda por el BCE tendrá condiciones.Eso sí, al gobierno del déficit y la deuda no se le ocurre tomar ni una sola medida de reducción de gasto improductivo que, según el IEE, podría llegar hasta los 60.000 millones de euros.

La inflación, más alta y más tiempo

No sabemos si piensa volver a cuadrar su cuadro macroeconómico revisado hace apenas unas semanas, pero la realidad va arrollando una tras otras sus previsiones.Sin embargo, como este gobierno se ha mostrado incapaz de decir una verdad, todo son o mentiras o verdades a medias, al tiempo que reconocía que la evolución de los precios va a seguir siendo muy mala y que va a durar mucho más de lo esperado, nos aseguraba que por lo demás todo va bien y que España será este año la economía que más crezca.

Rapapolvo de Bruselas a Sánchez

Mientras, eso sí, se mantiene el gobierno más abultado de la democracia y un número de asesores injustificado que además no impide externalizar trabajos como la ayuda a emprendedoras con el argumento de que faltan equipos.Calviño se aferra a que la CE no exige, sino que recomienda, dando a entender que por un oído le entra y por otro le sale el duro informe de Bruselas.

Otro baño de realidad desde Bruselas

Tampoco pareció importarle mucho a Calviño que la Autoridad Fiscal Independiente le exigiera una mayor transparencia y colaboración para poder hacer su trabajo más correctamente.El Gobierno está más empeñado en contarnos un cuento y en lanzar bombas de humo que en trabajar para corregir las deficiencias que hacen de España el que peor lo pasa y el que más tarda en recuperarse.

El superchulo tope del precio del gas

Alguien tendrá que pagar la diferencia entre el precio real y el fijado como tope y obviamente serán los consumidores en sus recibos de meses venideros.

La brújula estratégica

Echada a andar la tal Brújula el pasado noviembre, ha habido que modificar deprisa y corriendo su plan inicial porque apenas tres meses después, exactamente el 24 de febrero, ya se supo sin ningún género de duda de dónde venían, y lo que nació siendo un sistema de evaluación de amenazas ha tenido que rolar hacia un proyecto apresurado para poner a Europa, en lo posible, a resguardo de sus impactos.Como se ve, esto de la Brújula Estratégica es un asunto bien interesante, pero a nuestra ministra de Defensa, concernida directamente en su planificación y desarrollo, apenas la dejaron contar nada sobre el particular en su comparecencia ante la comisión parlamentaria, y no porque a los representantes catalanes, vascos y de Unidas Podemos que la asaetearon a preguntas no les interesara el tema, sino porque les interesaba más el que ha desatado la actual tormenta política y también con Margarita Robles en el centro, el del espionaje desatado.Poco pudo contar la ministra cuya cabeza algunos piden, como si cambiando esa cabeza por otra se arreglaran por arte de magia las graves fallas de nuestros servicios secretos, que, ciertamente, no pueden ser tan secretos como para que no se enteren los jueces de lo que hacen y deshacen.

El Plan de Estabilidad resucita a Rajoy

Es preciso recordar que la SS tiene una deuda acumulada que ronda los 100.000 millones de euros.La solución a esta brecha que año a año se produce entre ingresos y gastos de la Seguridad Social en pensiones no se soluciona ni con los 22.000 millones que el Estado traspasa a la SS, así que el Gobierno ya está pensando cubrirla con subidas de impuestos.

Somos adultos, no idiotas

Sánchez anunció que se revisarán las previsiones contenidas en el cuadro macroeconómico que acompaña a los Presupuestos Generales del Estado vigentes.Sin embargo, a pesar de reconocer que las predicciones están absolutamente fuera de la realidad, avanzó un recorte que se sigue alejando de lo que han publicado organismos nacionales e internacionales y que sitúan el aumento del PIB más cerca del 4% que del 5% que dijo Sánchez y que adjetivó como “robusto”.

La realidad y la propaganda

Desde Economía se siguen negando a revisar las previsiones y desde Hacienda a bajar los impuestos, a pesar de haber recaudado miles de millones extra.Desgraciadamente, las medidas del gobierno llegan tarde y mal en la forma y en el fondo.

Recortar gasto o subir impuestos

Cierto que el actual ministro de Seguridad Social abordó el estudio del gasto público y llegó a la conclusión de que al menos 15.000 millones de gasto y otros 15.000 millones en subvenciones se gastan sin ningún control de eficiencia.

Al borde del precipicio

La ministra de Trabajo demuestra una vez más que le importa bien poco la inseguridad jurídica que genera, la situación preocupante en que se encuentran muchísimas empresas -las que han resistido, porque la pandemia y la pésima gestión económica de la misma, se han llevado por delante más de 300.000- y el desconcierto y falta de respuesta rápida de los funcionarios a su cargo.

España, el último de la fila

Si tomamos la referencia de la media de los países de la UE, la variación acumulada prevista es del 3,1%, en la eurozona del 2,5% y en España del -1,1%.Si el repaso se hiciera por países, Irlanda sería el primero con una recuperación del PIB en 2022 un 27% superior al que tenían al inicio de la pandemia.

Los fondos europeos, otra ocasión perdida

Ahí están las quejas de empresarios y también de la oposición que están observado cómo el poco dinero que llega lo hace a proyectos parecidos al Plan “E” de Zapatero y a administraciones gobernadas por los socialistas.Esta pésima gestión de los fondos ha sido criticada por el Banco de España, el Servicio de Estudios del BBVA e incluso por la AIReF. Todas estas instituciones están ya calculando que la aportación, el impacto, de estos fondos en el crecimiento de la economía será menor del que cabía esperar.

Pero en otra liga

Este asunto preocupa y mucho no sólo por su retraso en la ejecución de los proyectos, sino por la opacidad con se está haciendo todo el proceso y por el destino que se le está dando a muchos millones de euros que nada tienen que ver con la modernización de la economía y el apoyo a empresas y autónomos.

¡Esto es un atraco!

Dejando a un lado la falta de respeto cometida por el ministro en esa presentación, en la que no se les entregó ningún papel, aunque nada más acabar la reunión la documentación apareciera en la Cadena Ser, se confirma el atraco que se perpetra contra los autónomos.

Los riesgos económicos siguen ahí

Y los que vendrán, ya que son varios los sectores que, con las nuevas restricciones, los contagios acelerados y las bajas laborales disparadas, ven mermado su negocio.De hecho, el Consejo General de Economistas no se baja un ápice de sus previsiones para este nuevo año que sitúa el aumento del PIB en el 5,6% (Calviño insiste en que será un 7%) aunque lo más preocupante es que considera que la inflación está entrando en terreno estructural.

La OCDE vuelve a la carga

Hoy hasta el presidente de la FED ha sugerido quitar el calificativo de transitorio y de hecho se propone desplegar las medidas que hagan falta para frenar su escalada.La realidad es que el Gobierno sigue sin reconocer que sus previsiones son irreales, las de este año y las del próximo sobre las que están construidos los Presupuestos del Estado.

El sector privado sigue a medio gas

El Banco de España alerta de que estos datos se refieren al periodo enero-septiembre por lo que la subida de la inflación, la crisis de materiales y materias primas y los precios de la energía impactará aún más en las cuentas de las empresas y no augura nada bueno para el cuarto trimestre y los primeros meses del próximo año.

1 2 3 4 5