4 de mayo

Ayuso invoca la libertad de los héroes de 1808 en el 2 de Mayo más electoral

 Las elecciones autonómicas que tendrán lugar en menos de 48 horas en la Comunidad de Madrid han protagonizado los actos institucionales con motivo del Dos de Mayo, una celebración en la que la presidenta, Isabel Díaz Ayuso, ha invocado la "libertad" por la que lucharon los héroes de 1808 y que la izquierda ha criticado por su "electoralismo".Ha sido un acto con muchos menos invitados debido al covid-19 y con ausencias destacadas, como la del candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, que no ha ido al considerar que se ensalza a "las elites", y la de Más Madrid, Mónica García, que solo ha asistido a la rendición de honores a los héroes en la Puerta del Sol pero no ha entrado en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno autonómico, para evitar ver la imposición de una medalla a la expresidenta Cristina Cifuentes.Sí han acudido el candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, que se ha quejado de que el evento ha tenido "ingredientes de propaganda que son inadecuados en vísperas de una campaña electoral"; el de Cs, Edmundo Bal, y la de Vox, Rocío Monasterio.También han asistido, entre otros, el portavoz nacional del PP y alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Ameida; la vicealcaldesa, Begoña Villacís; los consejeros del PP y exmiembros del Gobierno regional de Cs, así como los expresidentes regionales Joaquín Leguina, Alberto Ruiz-Gallardón, Esperanza Aguirre, Cristina Cifuentes y Ángel Garrido; todos, excepto Ignacio González, procesado por el caso Lezo.Antes del acto institucional, los candidatos presentes han aprovechado para llamar a los madrileños a participar en los comicios del próximo martes, apelando al espíritu del Dos de Mayo.Ha sido una celebración marcada por la proximidad de las elecciones y por los reencuentros: el frío de Ayuso con su exsocio de Gobierno, el exvicepresidente Ignacio Aguado, de Cs -no se han saludado-, o el más cálido de la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes con el edificio que durante tres años fue "su casa".Ayuso tampoco ha saludado a Garrido (que después de ser presidente regional con el PP ejerció como consejero de Cs), pero ha abrazado a Cifuentes, Gallardón, Aguirre y al líder del PP, Pablo Casado, sentado en primera fila junto a la mandataria.La celebración oficial ha comenzado poco antes de las 9.30, con el homenaje a los Héroes de 1808 en el cementerio de La Florida, y a continuación, en la Puerta de Sol, Ayuso y Almeida han colocado una corona en la placa que recuerda a los héroes en la fachada de la Real Casa de Correos.Mientras los asistentes entraban a la sede regional, un micrófono ha captado una conversación entre Ayuso y el alcalde de Arganda del Rey y presidente de la Federación Madrileña de Municipios, el socialista Guillermo Hita, en la que la presidenta le decía que no puede "tener más ganas de que esto pase porque es un plomo increíble", en referencia a la campaña electoral.Ya dentro, Ayuso ha aprovechado su discurso para llamar a "renovar la concordia" entre madrileños y españoles y reivindicar "la misma causa" que el pueblo defendió en 1808: "España y la libertad".En el contexto electoral -cuya campaña se cierra este mismo domingo-, Ayuso ha deseado que la celebración sirva "de paréntesis en la disputa" y que, "sea cual sea el resultado", no prevalezca "la discordia entre madrileños y españoles".Después ha entregado a 19 personalidades y entidades las medallas y las condecoraciones de la Orden del Dos de Mayo, en reconocimiento a su labor con la sociedad durante el 2020.Ayuso ha agradecido la "vocación de servicio público y entrega al pueblo de Madrid", así como "de convivencia, de continuidad y normalidad institucional", de los expresidentes autonómicos Cristina Cifuentes y Ángel Garrido, que han recibido la Medalla de Oro.Cifuentes, al recogerla, ha dicho que volvía a su casa "libre de cargos y cargas" después de un "largo calvario" de tres años, en referencia al archivo de su causa en el caso Púnica y tras ser absuelta hace meses en el caso Máster.Nacho Cano le entrega su bandaAdemás de la Gran Cruz de la Orden del Dos de Mayo que fue entregada al tenista Rafael Nadal, han recibido esta distinción los niños de la región por "su conducta ejemplar al servicio de la sociedad durante la pandemia"; la historiadora Carmen Iglesias, directora de la Real Academia de la Historia y preceptora del rey Felipe VI, la soprano Ainhoa Arteta y el compositor y músico Nacho Cano.Cano ha elogiado la gestión de Ayuso, pues cuando compañeros de otros países le decían que "Madrid es un milagro" por preservar la vida cultural, él contestaba que "ese milagro tiene piernas y cabeza y corazón", los de la presidenta, y por ser "tan valiente y tan buena presidenta", le ha colocado la banda con la que había sido condecorado.También se ha distinguido con la Cruz del Dos de Mayo a la ingeniería española por la asistencia para los proyectos y ejecución de obra del Hospital Isabel Zendal; a los Héroes 4x4, conductores voluntarios que ofrecieron sus vehículos para trasladar a sanitarios y a todo aquel que lo necesitara durante el temporal Filomena, y a los madrileños fallecidos en 2020 y 2021.

Iglesias, ausente en los actos del 2 de Mayo, critica el "mitin de campaña" de Ayuso y su "patriotismo de cartón piedra"

El 2 de mayo se escribió la historia de la soberanía y retrató a la cobardía de la monarquía y de las élites miserables", ha apuntado el líder de Poddemos.Aunque ha sido invitado, el candidato de la formación morada ha justificado su ausencia en los actos institucionales del Día de la Comunidad porque "no son convidados de piedra en un mitin en el que han privatizado la señal de la televisión e instrumentalizando las instituciones para homenajear el Madrid de las élites, de las oligarquías, de los grandes apellidos, de los traidores al pueblo y quienes en el fondo están deseando que se acabe de una vez ese plomo de acto institucional, como ha dicho la presidenta".Pablo Iglesias ha indicado que en los momentos difíciles siempre es el pueblo "quien da la cara por todos, frente al os que se esconden" y considera "vergonzoso" que el 2 de mayo "humillen la soberanía popular".

Ayuso resiste una campaña electoral polarizada y llega al cierre "fuerte" con el apoyo popular

La presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, cerrará este domingo la campaña electoral en el Puente del Rey, en Madrid Río, tal y como hizo en 2019, acompañada del presidente de su partido, Pablo Casado, y como favorita para ganar los comicios el martes.Ayuso pondrá fin a su campaña en un atípico 2 de mayo, Día de la Comunidad de Madrid, en el que la dirigente regional ejerció como anfitriona en el acto institucional que se celebra todos los años en la Real Casa de Correos, sede del Gobierno madrileño, y que concluirá con un gran acto de cierre a las 19.00 horas en Madrid Río, insignia de la gestión de los "populares" en la capital.La campaña de la dirigente madrileña se ha caracterizado por actos multitudinarios, ya que, aunque el PP ha establecido un perímetro vallado con distancia social entre los asistentes, numerosos ciudadanos se han acercado alrededor y han querido fotografiarse o saludar a la presidenta.

Ciudadanos se agarra a su tabla de salvación: el 5%

Ciudadanos se agarra al objetivo del 5% y entrar en la Asamblea de Madrid para poder sobrevivir en el tablero nacional porque, si no lo consigue, y no lo tiene nada fácil, según las encuestas, el partido de Inés Arrimadas correría la misma suerte que UPYD, su predecesor centrista en la política.El declive de Cs que empezó con la debacle del 10-N, de la mano de Albert Rivera, al dejarse de una tacada 46 escaños y pasar de 56 a diez, se agudizó con las elecciones catalanas, en las que perdió veinte representantes (de 26 a seis) y remató con la moción fallida en Murcia por culpa de tres tránsfugas naranjas, lo que abrió una crisis interna sin precedentes.De perder la baza madrileña, Ciudadanos podría convertirse en breve en el tercer partido centrista de la democracia con representación parlamentaria en desaparecer del escenario político.Pero si logra resistir el 4 de mayo en Madrid podrá tener un respiro, aunque mantenerse en la Asamblea le va a costar, tal como pronostican las encuestas, que incluso las más favorables ponen en duda que consiga ese 5% necesario.Un porcentaje que le daría entre 6 y 7 escaños puesto que Podemos, en las últimas autonómicas del 26 de mayo de 2019, entró en la cámara madrileña con siete diputados y el 5,5% de los votos.Aunque sería un desastre en todo caso después de tener 26 escaños y un 19,42 por ciento de los votos, salvaría la situación y, a lo mejor, hasta podrían ser llave, según pronostican algunos de los sondeos, que plantean un escenario en el que la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, necesite otra vez a los naranjas y a Vox para gobernar.La disputa por el centroderechaY en eso está el candidato de Cs, Edmundo Bal, intentando hacer malabares para que no se le escapen votos por la derecha, que es donde sus electores se sienten más cómodos.De ahí que esté insistiendo tanto en que no pactarán con los socialistas y Podemos, pero sin aclarar si llegaría a algún acuerdo con Ángel Gabilondo en el caso de que solo necesitaran los votos naranjas para gobernar, algo que es bastante improbable.Y en este escenario se ve ahora Ciudadanos, tan solo dos años después de haber tenido la posibilidad de entrar en la Moncloa con Pedro Sánchez y con una comodísima mayoría absoluta, que Rivera rechazó negociar, y tras quedarse a menos de una décima de sobrepasar al Partido Popular.Un patrimonio dilapidado a lo que encima se ha sumado la merma de poder territorial al perder de un plumazo dos de las cuatro comunidades en las que cogobernaban con el PP: Murcia y Madrid.Ahí es donde empezó el goteo de fugas de cargos -una quincena-, aunque ha habido unos cuantos que se han subido al carro, sobre todo en la Asamblea madrileña, que han comunicado su marcha entre críticas a la estrategia "sanchista" de Inés Arrimadas cuando ya no eran diputados.La baja de mayor impacto ha sido la del que fuera coordinador de la Comunidad Valenciana Toni Cantó, fichado por el PP para su candidatura madrileña en el puesto número cinco, un dirigente que llevaba meses quejándose de la dirección de manera discreta, pero que a raíz de los malos resultados de las catalanas alzó la voz y decidió marcharse tras el fiasco de la operación murciana.No fue una gran sorpresa para la cúpula naranja que abandonara el partido ni que acabara en el PP porque ya llevaba un tiempo aplaudiendo las decisiones de Ayuso a través de sus redes sociales, pero sí les ha dolido la manera en que lo ha hecho.Otra de las fugas que les ha generado mucho malestar ha sido la del senador Fran Hervías, una pieza clave del equipo de Rivera, y que desde que Arrimadas tomó las riendas ha estado maniobrando en contra de Ciudadanos.De hecho, la dirección cree que estuvo detrás de la operación para que los tres diputados murcianos de Cs se cambiaran de bando una vez que firmaron la moción de censura.A todo esto se añade la menor visibilidad que tendrán en el Senado porque dejarán de tener grupo propio.

Iglesias alardea de la lucha por la vivienda digna en su debut en precampaña

Recuerda a sus socios del PSOE que la regulación del alquiler "es ley"

Sánchez arremete contra Ayuso pero ignora a Iglesias ante el 4-M

El presidente del Gobierno acompaña a Gabilondo en el acto de presentación de su campaña

El riesgo de inhabilitación a Isa Serra, handicap para que repita como candidata de UP si hay adelanto electoral

La propia portavoz ha pedido al partido que evalúe si hay que activar un "plan b" y tener una alternativa para evitar riesgo a la candidatura

El PP y VOX superarían la mayoría absoluta en Madrid el 4-M, según un sondeo

El PP sería el partido más votado de la Comunidad de Madrid si hubiera elecciones autonómicas el próximo 4 de mayo con el 39,6% de los votos y entre 57 y 59 diputados, pero no lograría la mayoría absoluta y para gobernar necesitaría a Vox, que obtendría el 10,5% del voto y entre 14 y 16 diputados.Son las estimaciones del barómetro de GAD3 publicado este sábado por ABC y realizado entre el 10 y el 12 de marzo a 1.003 personas, tras conocerse que la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, acordó disolver la Asamblea de Madrid y convocar elecciones anticipadas en la comunidad el próximo 4 de mayo.Si las elecciones se celebrasen ahora mismo, el PP casi duplicaría los resultados de las autonómicas de 2019, cuando quedó por detrás del PSOE: pasaría del 22,2% del voto y 30 escaños al 39,6% y 57-59 diputados.El más perjudicado con el adelanto electoral sería Ciudadanos -socio del gobierno autonómico hasta ahora-, que se quedaría sin representación en la Asamblea de Madrid, en la que se necesita al menos un 5% para lograr escaños.