La rebaja del IRPF puede beneficiar a 55.000 ganaderos y viticultores

El conselleiro del Medio Rural, José González Vázquez, en el Parlamento | aec

Las reducciones en los módulos en el régimen agrario del IRPF del año 2021 pueden suponer una minoración de la base imponible de unos 31 millones de euros para más de 55.000 ganaderos y viticultores gallegos.


En Galicia, el efecto de las reducciones establecidas a escala estatal es alto por tratarse de producciones importantes dentro de su ámbito territorial. Beneficia principalmente al sector vitivinícola y a los productores de todos los sectores ganaderos.


A esta medida se suma la reducción del 20% del rendimiento neto para todo el sector agrario aprobada en marzo por el Consejo de Ministros para paliar los efectos de la sequía y el incremento de los costes de producción.


El conjunto de todas estas medidas puede suponer para Galicia una reducción de la base imponible estimada en 31 millones de euros. Unos once millones se corresponden con las reducciones de índices de las actividades agrarias mencionadas, mientras que otros 20 millones de euros serían por la reducción extra del 20% del rendimiento para hacer frente a la sequía.


Algo más de 55.000 agricultores y ganaderos gallegos se acogieron en 2019 al régimen de estimación objetiva agraria, según datos del Ministerio.


El Ministerio de Hacienda y Función Pública publicó ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la orden de módulos del IRPF 2021 con una rebaja fiscal que beneficia a los 900.000 agricultores y ganaderos que tributan por el régimen de módulos y se estima en unos 1.093 millones de euros.


Esta orden recoge la propuesta del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), tras recabar los informes de las comunidades autónomas. Esta reducción de módulos se suma a la del 20% en el rendimiento neto aprobada para todo el sector agrario en el Real Decreto-Ley 4/2022 de medidas para paliar los efectos de la sequía y el incremento de los costes de producción.


Estas reducciones reflejan la pérdida de rentabilidad derivada de los efectos negativos provocados por las adversidades climáticas de 2021, como la borrasca Filomena de enero, las heladas en el mes de marzo y la falta de precipitaciones a lo largo del año.


La orden recoge la reducción a nivel estatal de los índices de rendimiento neto de todos los sectores ganaderos y del viñedo. Además, se aprobaron un elevado número de reducciones en sectores específicos por comunidades, provincias y municipios, entre las que destaca la aplicada para los frutos secos en importantes áreas productoras. También se reduce el índice aplicable a las actividades que alimenten el ganado con piensos y otros productos adquiridos a terceros. 

La rebaja del IRPF puede beneficiar a 55.000 ganaderos y viticultores

Te puede interesar