Unas obras dificultan el acceso de los vecinos a su casa en Elviña

Un coche circula a la altura del número 23, en la calle de Antonio Insua Rivas | javier alborés

Unos vecinos de San Vicente de Elviña denuncian el calvario que viven día a día desde el comienzo de las obras de reurbanización y mejora ambiental de la zona. Víctor, que vive en un lado de la calle de Antonio Insua Rivas, asegura que no puede acceder a su casa cuando pasan los coches o los autobuses por allí.


Con la actuación que se está desarrollando en este tramo se ha ampliado la acera del lado contrario al número 23, que ha pasado de medir unos 70 centímetros a ocupar casi dos metros de ancho, según este residente del núcleo rural de Elviña.


El problema radica en que, al ocupar más superficie, los coches y, sobre todo los autobuses, no tienen margen de espacio suficiente para que los peatones puedan transitar sin peligro. “En el número 23 no hay acera. Hay una valla que puso Paco Vázquez tras varios accidentes de coche. Al ocupar más el nuevo bordillo, si pasa un coche o un bus tenemos que esperar para acceder a nuestra casa”, relata. Tanto Víctor como otros vecinos de esta zona han puesto reclamaciones sobre este asuntos en las oficinas municipales, pero todavía no hay recibido respuesta y ven que, con el paso de los días, no varía la situación.


Los afectados piden que se libere espacio y que “se reparta la acera por un lado y por otro. ¿Qué pasa si esto se queda así y una persona tropieza y se cae? El problema se encuentra en una curva y podría haber un accidente”, añade Víctor.


El proyecto

Otro residente ocasional en San Vicente de Elviña, José Luis, indica que “el autobús se mete prácticamente en la casa de los vecinos” al pasar por esta calle.


Los trabajos comenzaron en el mes de noviembre. Este proyecto de reurbanización supone una mejora ambiental del entorno, la recuperación de la antigua fuente de San Vicente de Elviña y la eliminación de elementos disconformes del lavadero. También se conseguirá una mejora de la movilidad peatonal y de la estancia de las personas en todo el espacio público al unificar la zona del lavadero a un lado de la carretera provincial con los aledaños del local social.


Por otra parte, también se acometerá una mejora notable tanto en la calidad del mobiliario urbano como en los pavimentos y en las infraestructuras. El Ayuntamiento, para llevar a cabo esta obra, expropió dos construcciones ubicadas en el número 38 de la calle de Antonio Insua Rivas. Esta acción permitirá una mejora sustancial del espacio público del núcleo rural y una mejor conexión visual y de movilidad.

Unas obras dificultan el acceso de los vecinos a su casa en Elviña

Te puede interesar