La oficina de atención a refugiados de A Coruña ya se ha ocupado de más de 300 personas 

La concejala de Bienestar Social, Yoya Neira, y la alcaldesa, Inés Rey, en la inauguración de la Omapu | patricia g. fraga

La Oficina Municipal de Atención al Pueblo Ucraniano (Omapu) abrió sus puertas hace poco menos de un mes y ya ha atendido a más de 300 personas de A Coruña y su área metropolitana. Este espacio presta asesoramiento a los ciudadanos ucranianos, que también cuenta con un servicio de traducción para que no haya barreras idiomáticas.

Acompañados por personal municipal, los refugiados son guiados en todos los trámites que tengan que realizar con las diferentes administraciones. La concejala de Bienestar Social, Yoya Neira, asegura que “estamos atendiendo a las personas ucranianas que se encuentran en la ciudad y a las que están en el entorno del área metropolitana. Llevamos más de 300 personas atendidas, pero eso no significa que todas ellas residan en A Coruña, ya que pueden estar en el área o haber pasado a la fase 1 del Programa de Protección Internacional”.

Esta misma semana el Gobierno local puso en marcha un programa educativo de clases de español para ucranianos de acogida. Se trata de tres cursos que tienen como finalidad promover la integración social de los refugiados. Neira señaló que “el desconocimiento del idioma supone una gran barrera a la hora de lograr una total integración social”. Esto también afecta a otros ámbitos, especialmente al educativo y laboral, lo que supone una fuerte autolimitación en la adaptación a la ciudad.



Críticas a la Xunta


El Ayuntamiento, por ello, impulsa esta formación en competencias lingüísticas, con dos cursos de clases de español que se impartirán hasta el 31 de agosto.

En relación a la oficina móvil promovida por la Xunta, en colaboración con la Cruz Roja, para ofrecer apoyo y asesoramiento a las personas refugiadas, la concejala de Bienestar Social se mostró especialmente crítica.

“Si las personas ucranianas que se encuentran en una situación tan delicada tienen que esperar que en los próximos meses se ponga en marcha una atención móvil que atienda sus necesidades, mal vamos”, destacó. Así, resaltando la inmediata gestión del Gobierno de Inés Rey ante la crisis de refugiados, Neira expone que “la clave del éxito está en la rapidez, sobre todo cuando nos encontramos con familias en situación de máxima vulnerabilidad que llegan a un país nuevo. No tiene sentido que casi dos meses después del estallido de la guerra la Xunta esté empezando a dar una respuesta. Los ayuntamientos, sin ningún tipo de ayuda, prestamos este servicio y desde el inicio fue una prioridad absoluta en la agenda de la alcaldesa”.

Por su parte, el delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, valoró en una visita hace unos días al centro que gestiona la asociación Accem en A Coruña que, desde la activación del procedimiento de urgencia, la Policía Nacional tramitó 1.707 permisos temporales en Galicia. A Coruña y Pontevedra concentran el mayor número de solicitudes de protección tramitadas y resueltas, con 694 y 578 expedientes respectivamente. 

La oficina de atención a refugiados de A Coruña ya se ha ocupado de más de 300 personas 

Te puede interesar