Las obras de la calle de Compostela y Alcalde Marchesi se paralizan por la falta de suministros

Maquinaria en la calle de Compostela en la mañana de ayer | pedro puig

La huelga de transportes afecta cada vez a más sectores. Además de la hostelería, la pesca o el comercio, entre otros, también la construcción se ve obligada a paralizar su actividad.

El Gobierno local informó ayer de que algunas de las obras puestas en marcha han tenido que ser detenidas por la falta de suministros, y otras lo harán a lo largo de la semana que viene si no se toman medidas para paliar la subida de precios de los combustibles. “Confiamos en que el Ejecutivo central sea capaz de ofrecer una respuesta que permita reconducir la situación por el bien de los ciudadanos”, asegura.

Por ello, el Ayuntamiento ya ha lanzado algunas medidas para que los trabajos que se detengan lo hagan de forma ordenada y con seguridad y puedan retomarse de manera inmediata una vez se alcance una solución. Así, las actuaciones de reurbanización de Alcalde Marchesi y Compostela pararon ayer por dicho motivo, con la intención de poder ser retomadas lo antes posible. Por su parte, las obras en las calles de Laxe y Laureano Mediante también están detenidas por el mismo motivo.

El Ejecutivo municipal mostró, además, su preocupación por los efectos que la huelga de transportes está teniendo en los ciudadanos y en la actividad económica de la ciudad, especialmente en sectores como la pesca o la hostelería.

En el caso de la calle de Compostela, los trabajos avanzaban a buen ritmo. Ayer mismo la maquinaria desplegó gran parte de las baldosas que compondrán la nueva calzada, aunque ahora habrá que esperar a su reanudación. El presupuesto de esta obra, con un proyecto de los arquitectos Carmen Calatayud y Xosé Manuel Vázquez Mosquera, es de cerca de un millón de euros y su plazo de ejecución es de seis meses, aunque este podría variar.



Nuevo Chuac


El salón de actos del Complexo Hospitalario Universitario (Chuac) acogió este lunes la presentación de la ampliación del nuevo Hospital, que esperan que esté listo en 2025.

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no ocultó que, como todas las infraestructuras, se enfrenta a la crisis de suministros. La fase 0, con un presupuesto de veinte millones de euros, consiste en la reforma de los edificios actuales, pero el presidente de la Xunta no posterga su finalización más allá de finales de verano. “Ou principios de outono, como moi tarde. En función do que nos deixe a carestía dos materiais”, apostilló.

A pesar de todo, a Feijóo le parece importante comprometer plazos: “Sempre hai a posibilidade de non cumplir pero, se non se comprometen, non é mais que unha declaración de intencións”.

Al acto que se celebró en el Chuac acudió la conselleira de Infraestructuras, Ethel Vázquez, y el de Sanidade, Julio García Comesaña, así como la alcaldesa, Inés Rey, que tomó la palabra antes que Feijóo: “Queriamos un modelo de hospital sostible económica e ambientalmente, que blindase o seu carácter público como fixemos a través do convenio que asinamos coa Xunta hai un ano no Pazo Municipal de María Pita”.

El Ayuntamiento aportará 26,3 millones de euros al proyecto, de los que diez servirán para ejecutar las obras de los accesos viarios y la remodelación del entorno, además de una parcela de 8.000 metros cuadrados en Eirís, valorada en 2,3 millones de euros. “O noso compromiso é indubidable”, recalcó.



Las obras de la calle de Compostela y Alcalde Marchesi se paralizan por la falta de suministros

Te puede interesar