Un nuevo complejo que ofrece la receta para los retos médicos del siglo XXI

Aspecto ideal del Nuevo Chuac, un complejo tres veces más grande que el actual, que se inauguró en 1972 y que actualmente ya está en proceso de reforma

Habrá que esperar tres años para verlo, pero A Coruña está destinada a albergar el área sanitaria más importante y moderna de Galicia. Así lo prometió el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, en al presentación del lunes en el salón de actos del ya viejo edificio. En efecto, el Chuac (antes Juan Canalejo), está en funcionamiento desde 1972, y después de diversas ampliaciones y reformas cuenta con una superficie construida de 85.000 metros cuadrados, un espacio  insuficiente para cubrir las futuras demandas asistenciales. Pero sobre todo, el Chuac es criticado por sus difíciles accesos, estando como está en una zona periférica, mal urbanizada.

El nuevo edificio está llamado a acabar con todo eso. Para empezar, será mucho más grande, con una ampliación de parcela de 115.000 metros cuadrados y un aparcamiento de 30.000, ocupará 255.000 metros cuadrados, lo que conlleva numerosas expropiaciones, que han suscitado protestas entre los vecinos de Elviña, todo hay que decirlo.


Los nuevos edificios serán más eficientes, sostenibles, y discurrirán en forma de terraza mirando a la ría


También será mucho más bonito que el actual. Feijóo señalaba en su intervención que no todo el mundo puede contar con un edificio con unas vistas a la ría (lo que fue una de las razones por las que se decidieron a mantener la ubicación, y el nuevo proyecto quiere aprovechar eso con un esquema “en peine”, en el que los edificios discurren paralelos y en forma de terraza hacia la ría, sin taparse la vista los unos a los otros, proporcionando luz natural y haciendo de él un edificio más sostenible.



“Jardín climático”


En el centro, un “jardín climático”, que actúa como nexo conector y zona verde, aunque también habrá jardines alrededor, que se urbanizará extensamente. Rutas peatonales y ciclistas se incorporarán a una circulación más racional y con una mejor conexión de transporte público.







Investigación y docencia


Como dijo Feijóo, un hospital que no investiga es un hospital que se queda atrás, así que uno de los nuevos edificios será el pabellón de docencia e investigación. Estará exento. Es decir, apartado de los demás edificios, pero conectado por ellos a través de una pasarela elevada que sobrevolará la zona verde exterior hasta llegar al nuevo hospital. En lo alto estará el acceso principal y bajando hacia la ría, se encontrará el vestíbulo, la cafetería, la terraza, el auditorio, el jardín climático, la capilla, y el acceso a consultas externas, en la parte más cercana a la avenida de A Pasaxe.


Su interior albergará 1.500 camas, 50 quirófanos, 60 equipos de diagnosis, 500 consultas externas y gabinetes, 230 puestos de hospital de día y 45 estaciones de diálisis que componen la mayor inversión que haya hecho el Sergas jamás: 430 millones de euros y que Feijó espera que esté hecho en un 80% para 2025.

Un nuevo complejo que ofrece la receta para los retos médicos del siglo XXI

Te puede interesar