Los robos de aparatos electrónicos crecen con la llegada de la Navidad

Vista de un centro comercial coruñés | patricia g. fraga
|

Como suele ocurrir durante las fechas consumistas, crecen en las grandes superficies comerciales los hurtos. Sin embargo, a este año se le añaden dos factores que contribuyen a aumentar el problema: la inflación, que ha incrementado los precios, y la escasez de chips, que ha hecho que los objetos electrónicos sean más difíciles de encontrar. De ahí que los vigilantes de seguridad vean estos días incrementado su trabajo.

Según FSP-USO, uno de los sindicatos mayoritarios del sector, la escalada comenzó en el Blackfriday. A pesar de que la compra online es cada vez más importante, en esa fechas de finales de noviembre se registra un considerable aumento de compradores en las grandes superficies y también de ladrones. “Las preferencias de los amigos de lo ajeno, poco han cambiado en los grandes establecimientos de la ciudad, siendo móviles, consolas y ordenadores portátiles, junto con sus componentes y consumibles su principal objetivo”, explican los representantes de los guardias de seguridad. El precio de estos artículos no ha dejado de aumentar.


Los ladrones operan con una lista por encargo de las mercancías más valiosas y actúan en equipos 



No se trata simplemente de que un cliente pretenda llevarse gratis un producto. “Tenemos claro que existe un mercado por encargo de estos artículos más que la finalidad sea para uso del propio delincuente, ya que se centran en marcas muy concretas y reinciden en sus intentos sobre los mismos productos”, alegan los vigilantes. Los últimos robos importantes detectados están siendo llevados a cabo por sospechosos organizados en grupos muy definidos y en los que cada uno tiene su papel. Unos controlan las instalaciones y al personal de seguridad, otros pueden incluso despistar al personal de las tiendas y los últimos ejecutan el robo. En contra de lo que se suele pensar, en lo referente al hurto los delincuentes autóctonos son mayoritarios.


Alarmas inutilizadas


Uno de los problemas a los que se enfrentan los guardas de seguridad es la gran variedad de métodos de los delincuentes, así como la reducción de personal que sufre desde hace años. Para reducir costes, las grandes superficies apuestan por la tecnología. Por ejemplo, las alarmas en los productos, pero internet pone las herramientas necesarias para retirarlos al alcance de cualquiera, de manera que cada vez son menos eficaces. .

La gran mayoría de las detecciones de robos y hurtos son realizados por el personal de seguridad Privada, bien presencialmente o por medio de los sistemas de videovigilancia operados por ellos mismos. En muchos casos, se trata de individuos reincidentes.

Los robos de aparatos electrónicos crecen con la llegada de la Navidad