Observan un "pequeño flujo lávico" pero persisten los "signos de agotamiento" del Cumbre Vieja

Un hombre mide la temperatura de una colada de lava, en la zona de exclusión próxima al volcán de Cumbre Vieja/Alexandre Diaz / Europa Press
|

El comité científico que monitoriza la erupción en Cumbre Vieja, La Palma, detectó ayer viernes "un pequeño flujo" de lava en superficie sobre las coladas que caen a la zona de acantilados de Las Hoyas, si bien persisten los "signos de agotamiento" del volcán.


Su portavoz, María José Blanco, ha indicado tras la reunión del Plan de Emergencias Volcánicas de Canarias (Pevolca) que ese "pequeño flujo lávico" corresponde a "un remanente" que procede de un tubo volcánico aún activo.


Con todo, ha recalcado que ante la ausencia de fenómenos observables en superficie y los procedentes del sistema de vigilancia "se corroboran los signos de agotamiento", sin descartar un repunte de la actividad estromboliana y de la emisión de coladas.


Blanco ha insistido en que para dar por finalizado el proceso eruptivo que comenzó el pasado 19 de septiembre se deben mantener los niveles actuales de todos los valores analizados -sismicidad, deformación del terreno, tremor y emisión de gases- otros siete días más.


Sobre la emisión de dióxido de azufre (SO2), la medición en el penacho efectuada ayer registró un valor "bajo", en un umbral entre 0,5 y 4,9 kilos por segundo, que es como a partir de ahora se aportará este dato por parte del Pevolca. Hasta ahora era de toneladas por día.


Esa emisión de SO2, ha explicado Blanco, no está relacionada con el ascenso de magma sino con un proceso de solidificación del magma superficial existente en los conductos del centro eruptivo.

Ha abundado en que la emisión visible de gases es puntual y esporádica, y que se concentra en los centros eruptivos y en los jameos de los tubos volcánicos.


En cuanto al tremor, ha indicado que sigue como "ruido de fondo" y la sismicidad, en profundidades, frecuencias y magnitudes similares a jornadas anteriores, sin que se descarte la ocurrencia de terremotos sentidos por la población.


Respecto a la emisión difusa de CO2 en el edificio de Cumbre Vieja ayer se registraron niveles 8,9 veces superiores al valor promedio de fondo.


El Pevolca advierte de que en algunas zonas de Cumbre Vieja estas emanaciones pueden representar un peligro para las personas si se dan valores altos en lugares sin una buena ventilación o a alturas a partir de un metro bajo el suelo.


Su director técnico, Rubén Fernández, ha pedido a los vecinos de las zonas evacuadas y a los regantes que estén "muy pendientes" de los gases, que hagan uso de mascarillas FFP2 y que no permanezcan solos "en ningún momento".


También les ha pedido que cumplan "estrictamente" con las autorizaciones y trabajos/acciones autorizados y que accedan y salgan de las zonas evacuadas por los puntos de control establecidos.

La calidad del aire en las últimas horas, en lo que a la concentración de SO2 se refiere, ha sido buena en todas las estaciones y por cuarto día consecutivo ayer no hubo superaciones de los límites horarios ni diarios.


Aunque en la mañana e este sábado los valores son regulares en Tazacorte y razonablemente buenos en San Antonio.


En cuanto a la concentración de micropartículas, en la estación de Los Llanos los valores son razonablemente buenos, y en el resto de estaciones, buenos.


Finalmente, la predicción meteorológica apunta a la llegada esta tarde de un frente atlántico que dejará precipitaciones entre persistentes y localmente moderadas hasta primeras horas del domingo y vientos con rachas de entre 60 y 70 kilómetros por hora. 

Observan un "pequeño flujo lávico" pero persisten los "signos de agotamiento" del Cumbre Vieja