Unos y otros

|

Los unos nos recuerdan a ETA y los otros sacan pasear a Franco… como si no hiciera falta que los suyos entre misas especiales, kilos de nostalgia por un tiempo pasado que fue mejor… para unos pocos. Pero no vale la equidistancia desde el todos son iguales o las interesadas versiones que se hacen de la historia.


Así, el penúltimo enfrentamiento volvió a reflejar, por un lado, que hay muchos interesados en seguir en el pasado mientras otros prefieren repensar el futuro sin olvidar de dónde venimos.


Y en medio de todo tenemos al líder de la derecha con un ojo puesto en sus rivales, criados en el propio partido, y los socios de VOX. Ambos luchan por la hegemonía en el rincón de la derecha más carca y al tiempo Casado tiene que mirar de reojo a la presidenta de la comunidad madrileña que un día sí y otro también le envía recados envenenados.


Ahora Vox y PP se unen en buscarle las cosquillas al gobierno aprovechando el descontento de las fuerzas y cuerpos de seguridad que piden un aumento de sueldo.

Es curiosa la relación entre la policía y los populares que se montaron en las cloacas una llamada policía patriótica de la que cada día sabemos más cosas y ninguna buena. Los flecos figuran en la larga historia de Villarejo que va contando poco a poco para reservar –de cara al futuro– lo que llamaríamos el brazo torticero de la ley…


Ahora la polémica que tiene entretenidos a los medios, está en la asistencia de Casado a una misa por Franco, el dictador al que la jerarquía eclesiástica llama “buen cristiano”. Tal vez se han olvidado de algunos puntos del catecismo que hablan de matar y robar….


Por lo demás la vida sigue igual, que ya lo decía nuestro paisano Julio Iglesias, y así se aprobó por mayoría cómoda el presupuesto presentado por el ejecutivo y que deja huérfanos a PP y VOX, arrinconados y cabreados buscando algún tropiezo de la coalición para montar “un pollo”, cuando el verdadero problema lo tienen entre los suyos según se desprende en el libro presentado por la antigua portavoz del PP. Y es que a Casado le crecen los enanos.


Ante este espectáculo, que se parece cada día más al circo con saltos mortales y la ciudadanía se ha ido apartando ante lo que nos ofrecen unos y otros…

Unos y otros